ALERTAS | Noticias | 21 OCT 2010

El robo electrónico de información supera ya al físico

Las pédidas por robo de información vía Internet ya superan a las generadas por el robo físico. Al menos así lo asegura un estudio de la consultora Kroll que, además, pone de relieve que es el sector financiero el que más ha sufrido este tipo de fraudes.
Bárbara Madariaga

Así, y según el informe, antiguamente las empresas estaban más preocupadas por el robo de información de sus propios empleados, que por el que podía provenir desde el exterior. Ésta era una de las causas que hacía que, antes de desembarcar en mercados emergentes, se lo pensaran dos veces.

China, además, era el país “más preocupante”, al registrar un nivel de fraude empresarial cercano al 98 por  ciento. Por detrás se situaba Colombia, con el 95 por ciento, y Brasil, con un 90 por ciento.

En el caso del estudio correspondiente a 2010, éste refleja que las pérdidas económicas por fraude han alcanzado los 1,7 millones de dólares por cada 1.000 millones de dólares que se invierten a nivel mundial, frente a los 1,4 millones de dólares que se perdían el año pasado. A pesar del incremento, lo cierto es que el estudio asegura que las empresas han apostado por mejores sistemas de detección, además de que se ha incrementado la conciencia de los empleados.

No obstante, Tommy Helsby, presidente de Kroll EMEA, asegura a Reuters que “la amenaza reside ahora en los medios telemáticos, que están generando nuevas oportunidades para el fraude”.

Lo cierto es que, hasta hace poco tiempo, las pérdidas económicas por robos físicos eran superiores a las electrónicas  a las que “consideradaban como marginales”. Este hecho ha cambiado y, según el informe de este año, los fraudes electrónicos han supuesto el 27,3 por ciento del total, frente al 27,2 por ciento que han correspondido a los físicos.

Por sectores, son los servicios financieros los que registran un mayor número de robos físicos, seguidos por los servicios profesionales, la tecnología, los medios y las telecomunicaciones.

Por perfil, son los propios empleados los que más fraudes comenten, excepto en Latinoamérica que son los clientes los que más tratan de robar información.

A pesar de esto, el estudio refleja que sólo el 48 por ciento de las compañías tienen en mete invertir en herramientas que protegan su información en los próximos 12 meses (el año pasado este porcentaje ascendía al 51 por ciento).

TE PUEDE INTERESAR...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios