ALERTAS | Noticias | 23 DIC 2017

Los riesgos de la industria conectada

El ámbito industrial empieza a habitar en un escenario muy distinto y mucho más abierto y conectado que el que tenía hasta la fecha. Un panorama mucho más propenso a los riesgos de ciberseguridad. Conocerlos y saber cómo atajarlos es un claro reto del mundo de la tecnología operacional (OT) que ahora debe ir de la mano del área de TI.
industria
Esther Macías

Si el vapor propició la primera revolución industrial, la producción en masa la segunda y la automatización y el auge de la robótica de la tercera, los sistemas ciberfísicos serán, según los analistas de la consultora Gartner, los que marcarán la cuarta revolución industrial, una nueva ola cuyo fruto será una convergencia absoluta entre industria, negocio y procesos y funciones internas. En esta era, conocida por el término ‘industria 4.0’, acuñado hace años por el Gobierno alemán, el sector industrial se está adoptando a los nuevos tiempos dotando de inteligencia a los entornos de fabricación e implantando tecnologías de nuevo cuño como Internet de las cosas (IoT, de sus siglas en inglés) para conectar todos los sistemas y procesos fabriles, sistemas de big data para dar sentido a la información que generan los sensores, y otras tecnologías como la impresión 3D que dan una vuelta de tuerca al diseño y la producción industrial. Se trata de un escenario muy distinto y mucho más abierto y conectado que en el que ha vivido hasta la fecha el ámbito de la industria. Un panorama, por tanto, mucho más propenso a los riesgos de ciberseguridad. 

Los datos publicados por el CERT de Seguridad e Industria (CERTSI) –que es la Capacidad de Respuesta a incidentes de Seguridad de la Información del Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital y del Ministerio del Interior de España, y encargado de la prevención, mitigación y respuesta ante incidentes cibernéticos en el ámbito de las empresas, los ciudadanos y los operadores de infraestructuras críticas– son claros: durante 2016 se publicaron 146 avisos de vulnerabilidad relacionados con el sector industrial, que abarcan tanto dispositivos, como aplicaciones o elementos de comunicación de este entorno. El sector más afectado fue el energético, pero también destacan otros como el industrial, el sector del agua, la industria química, la alimentación, el transporte y el sector salud. 

Lea el artículo completo de forma gratuita en nuestra revista digital haciendo click aquí

TE PUEDE INTERESAR...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios