PROTECCIÓN DE DATOS | Noticias | 18 JUN 2014

Los usuarios quieren más privacidad pero no protegen sus datos

Un estudio de EMC en 15 países revela que los usuarios de Internet no están dispuestos en su mayoría a sacrificar su privacidad a cambio de obtener más beneficios de la red, pero contradictoriamente un 62 por ciento no cambia sus contraseñas con asiduidad, algo básico para proteger sus datos.
Seguridad. protección de datos
R. Alonso

EMC ha realizado un estudio en 15 países que pone de relieve que el 73 por ciento de los usuarios no quiere sacrificar su privacidad a cambio de más beneficios de la red y, sin embargo, un 62 por ciento no hace algo tan básico como cambiar sus contraseñas.

El Privacy Index de EMC valora el grado en que los usuarios aprecian sus derechos de privacidad en Internet y mide su disposición a renunciar a las comodidades de un mundo conectado para asegurar su vida privada.
 
Este estudio pone el énfasis en tres paradojas, cada una de las cuales, según el proveedor, tiene importantes implicaciones para usuarios, empresas y proveedores de tecnología:

La Paradoja “Lo queremos todo”: los usuarios afirman que quieren disfrutar de todas las ventajas y los beneficios de la tecnología digital, pero no están dispuestos a sacrificar su privacidad para conseguirlo. Así, el 91 por ciento de los encuestados (un total de 15.000) valoran las ventajas del “mayor acceso a la información y el conocimiento” que aporta la tecnología digital; sin embargo, sólo el 27 por ciento está dispuesto a sacrificar su privacidad para disfrutar de los beneficios de Internet.

Por otro lado, el 85 por ciento de los encuestados valora "el uso de la tecnología digital para protegerse de actos terroristas y/o delictivos”; no obstante, sólo el 54 por ciento dice estar dispuesto a renunciar a algo de su intimidad por esta protección.

La Paradoja de la Pasividad: a pesar de que los riesgos de privacidad afectan directamente a muchos usuarios, la mayoría no toma ninguna medida especial para proteger su vida privada y, en su lugar, trasladan la responsabilidad a aquellos que manejan la información, como gobiernos y empresas.

Ilustran la paradoja los siguientes datos. Más de la mitad de los encuestados declaró haber sufrido una brecha de seguridad, y muchos no están tomando medidas para protegerse. Por ejemplo, el 62 por ciento no cambia sus contraseñas con asiduidad; 4 de cada 10 no personaliza su configuración de privacidad en las redes sociales, y el 39 por ciento no emplea protección mediante contraseña en sus dispositivos móviles.

En cuanto principales riesgos para el futuro de la privacidad, identifican a las empresas que utilizan, venden o comercializan datos personales para obtener ganancias financieras (51 por ciento) y la falta de interés del gobierno (31 por ciento).

La Paradoja de las Redes Sociales: Los usuarios de redes sociales afirman que valoran la privacidad. Sin embargo, comparten libremente grandes cantidades de datos personales, a pesar de que tienen una gran falta de confianza en las organizaciones que protegen esa información.

Es más, los encuestados creen que su privacidad en las redes sociales será más difícil de mantener en los próximos cinco años, y confían poco en las competencias y en la ética de las organizaciones para proteger la privacidad de los datos personales en redes sociales. La gran mayoría de los usuarios (84 por ciento) afirma que no les gusta desvelar su vida privada o sus hábitos en las redes sociales, a menos que ellos mismos decidan compartir esa información.


 

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información