SOCIAL SECURITY | Noticias | 18 NOV 2015

La transparencia entre fabricantes y usuarios es fundamental en la Ciberseguridad

El valor de los datos que entrega un usuario debería estar en proporción a los servicios que recibe. "Todos somos ricos respecto al valor de nuestros datos", afirma Raj Samani, chief technology officer de Intel Security para EMEA.
Raj Samani
Marlon Molina

Conversamos con Raj Samani, chief technology officer de Intel Security para EMEA, en el encuentro de Transformación Digital organizado por la revista The Economist en Madrid. Como parte de la transformación que se espera de la organización, la seguridad puede formar parte como un habilitador, o como un problema.

"Todos somos ricos respecto al valor de nuestros datos" apunta Samani, quien nos recuerda que las Apps que llevamos en el móvil, y muchos de los servicios de los que hacemos uso en Internet, como es el caso de las redes sociales, no son gratis, el coste está en los datos personales del usuario, y el uso que posteriormente hace el fabricante con los mismos.

"El mundo necesita mayor transparencia en el uso de los datos personales"

En su día a día, Samani colabora con agencias de seguridad europeas concienciando y ayudando a entender las posibilidades que hay en la tecnología respecto de la privacidad, y el uso de los datos. En su opinión, no se trata de decir que no a todo, sino de que exista un acuerdo transparente entre el fabricante y el usuario respecto del uso de los datos. Es importante que el usuario conozca cómo y en qué se van a explotar sus datos, si hay venta de los mismos de por medio, y que sea el usuario quien una vez informado decida si comparte los mismos o no.

Las organizaciones necesitan prepararse para la inevitable transformación digital que van a tener que vivir. Implica formar a los empleados, proveedores y colaboradores en todos los niveles; y aprovechar los beneficios de una tecnología que es agnóstica, que sirve para su propósito, pero que está en el ser humano encontrar el balance correcto y deseado.

La propuesta es sencilla y se contruye con 3 elementos:

  1. Transparencia entre el fabricante y el usuario respecto del uso de los datos
  2. Acuerdo entre las partes
  3. Reconocimiento del valor que provee la tecnología a cambio de los datos que se entregan

Por ejemplo, con una aplicación como WhatsApp que aparentemente es gratuita, el usuario entrega mensajes, fotografías, usos, costumbres, ubicaciones y un conjunto de información que con conocimiento puede generar riqueza. Así que la aplicación no es gratis del todo. Ahora el usuario debe decidir si el uso de la aplicación es suficiente a cambio de todos los datos que entrega.

Si conseguimos este acuerdo seremos capaces de decidir, y de beneficiar a todas las partes, incluso con mayor capacidad para poner en valor los servicios que se reciben. 

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información