CIBERCRIMEN | Noticias | 01 OCT 2018

La ciberseguridad, en el ADN de las empresas

Se estima que el coste global del cibercrimen ascenderá a 6 billones de dólares anuales en 2021, cada día, son más el numero de ciberataques que se producen. Por este motivo, es necesario que las empresas presten importancia a la ciberseguridad.
ciberseguridad
Enric Mañez, director de Alianzas Estratégicas de Akamai

Es un hecho que hoy en día el volumen y el índice de amenazas complejas dirigidas como malware, ransomware, exfiltración de datos y phishing continúa aumentando exponencialmente, y las empresas centran todos sus esfuerzos en obtener una protección eficaz frente a ellas. Sin embargo, solamente el 38% de las empresas internacionales están preparadas para afrontar un ciberataque complejo.

Esta cifra puede parecer baja, aunque comprensible, si pensamos que a diario se registran más de 390.000 nuevos programas maliciosos y que en 2016 tuvieron lugar 980 filtraciones de datos, lo que llevó a 35 millones de registros expuestos. Si a esto, le añadimos que el año pasado un 70% de las organizaciones sufrió un incidente de seguridad que tuvo consecuencias negativas en su negocio, no es de extrañar que la ciberseguridad se haya convertido en un asunto prioritario para la mayoría de las compañías en todo el mundo.

El 86% de las organizaciones han sufrido un ataque de phishing lo que supone un gran riesgo para las mismas ya que es un hecho que el 91% de los ciberataques con sus correspondientes filtraciones de datos comienzan precisamente por uno de estos ataques de phishing.

¿Pero qué coste real tienen estos ataques? Se estima que el coste global del cibercrimen ascenderá a 6 billones de dólares anuales en 2021 y sin embargo actualmente el 68% de las organizaciones aún no tienen en cuenta el impacto financiero de un ciberataque.

Por lo tanto, queda claro que la tasa de evolución y el volumen de amenazas específicas complejas aumentan a pasos agigantados y que la creciente difusión de los dispositivos móviles, la nube, las WAN híbridas, el acceso directo a Internet o el IoT, sin los que hoy parecería impensable vivir, contribuyen de manera definitiva a acrecentar el problema.

En este entorno, las soluciones y aplicaciones de seguridad disgregadas actuales suelen ser reactivas, inconsistentes y poco efectivas y las consecuencias de no prepararse de una forma proactiva ante un ataque específico pueden ser catastróficas para cualquier negocio.

Es por ello que desde Akamai ayudamos a nuestros clientes a tener visibilidad en tiempo real de cara a las amenazas que pueden afectar a sus redes y una vez identificadas les ofrecemos un método, simple, rápido y conveniente para poder paliar dichos ataques.

Y es que queda claro… que hoy la ciberseguridad ha pasado a formar parte del ADN de las empresas.

TE PUEDE INTERESAR...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios