Ciberseguridad
ENTREVISTAS
Incibe

"Nuestro tejido empresarial y profesional es más que resiliente"

Félix Barrio, nuevo director general de Incibe, detalla la estrategia de la nueva andadura de uno de los principales organismos públicos de ciberseguridad de España.

Félix Barrio, Incibe

El Instituto Nacional de Ciberseguridad (Incibe) ha comenzado recientemente una nueva etapa comandada por Félix Barrio. El veterano de la organización, que hasta ahora era el subdirector de ciberseguridad para sociedad y empresa, sustituye a Rosa Díaz, que tras tres años a su frente es ahora la directora del Observatorio Nacional de Tecnología y Sociedad (ONTSI). Ambas entidades, por cierto, mantienen un acuerdo, bajo el nombre de ObervaCiber, de divulgación de estudios y buenas prácticas sobre ciberseguridad. Uno de los grandes objetivos de Díaz durante su mandato fue el de hacer fuerte y “exportar” la marca España en cuanto a seguridad. Algo que, según cuenta Barrio en una de sus primeras entrevistas como director general del Instituto, ha conseguido con creces. “Ha hecho grandes méritos en un contexto marcado por la pandemia y la posterior crisis económica, que ha finalizado con esta incertidumbre geopolítica”, expresa. “Y no solamente se ha cumplido con las premisas internacionales, como la estrategia con los 33 países de la OEA (Organización de Estados Americanos), sino que se ha conseguido mantener el nivel de compromiso en inversiones económicas y en el despliegue de actividades”.

Por destacar otro hito, dice, recientemente el Incibe ha sido designado Centro de Coordinación Nacional como organismo interlocutor entre España y Bruselas, que dio la sede del Centro Europeo de Competencia en Ciberseguridad (ECCC) a Bucarest (Rumanía). León, enclave del organismo local, se mantuvo en la pugna como ciudad candidata,  y “reunía todas las condiciones, pero hay que felicitar al país por ganar su primera agencia comunitaria de su historia”. En este sentido, “la prioridad es poner en marcha este ‘centro espejo’ para que España encabece la lista que mayor número de proyectos y fondos consigue de toda la red”, argumenta.

En cualquier caso, esta nueva etapa de Barrio estará marcada por una amplia reestructuración que permita cumplir los compromisos del país en el aterrizaje de los Fondos de Recuperación y Resiliencia. Esto, junto con las inversiones internas, les permitirá gastar más de 600 millones de euros hasta el año 2026. “Tenemos un rol muy importante, y ha habido que acelerar para que se canalizasen estos números lo antes posible”, explica. “Hemos destinado la mayor parte a reforzar el área de servicios CERT y en la ampliación del teléfono 017número de atención a ciudadanos y empresas en caso de ciberataque– para el que contaremos con un centro dotacional de cara al usuario que podría tener una capacidad para atender a 20.000 personas –durante 2021 se recibieron 7.000 llamadas y se esperan unas 10.000 para el fin de este ejercicio–.

Además, y en lo que se refiere a inversiones directas, Incibe es el encargado de gestionar 224 millones de euros destinados a compra pública en dos convocatorias; una primera de 86 millones y otra recién lanzada de 137 millones y que está destinada fundamentalmente a la pyme. “Esto requiere de mucha agilidad y de mucho trabajo de ingeniería de procesos para que ese dinero esté formalizado a partir del mes de marzo”.

 

 

"En los últimos años se ha conseguido mantener el nivel de compromiso en inversiones económicas y en el despliegue de actividades"

 

 

Un nivel de resiliencia más que "sobresaliente"

En los últimos ejercicios, España se ha convertido en uno de los principales caladeros globales de ciberataques. Es el séptimo país del mundo en volumen de ransomware recibido y los delitos informáticos crecieron un 6,1% en los últimos 12 meses. Y, caso paradigmático fue la paralización de los servicios del CSIC (Centro Superior de Investigaciones Científicas), considerado prácticamente infraestructura crítica. Para Barrio, este escenario era “previsible” porque los “malos” van detrás del negocio y en los años anteriores se ha acelerado el volumen de transición de la economía tradicional a la digital. “Este despliegue masivo ha generado la exposición de más organizaciones; muchas se incorporaron a la digitalización durante la crisis del coronavirus sin estar bien resguardadas, lo que repercute en más casos de víctimas y fallos en las cadenas de suministro”.

Por ver el lado positivo, continúa, “tenemos un tejido empresarial y profesional que en estos tres años ha demostrado tener un nivel más que resiliente”. Prueba de ello es que la actividad digital se multiplicó con creces en 2020, manteniendo un crecimiento sostenido a nivel de redes, conectividad, centros educativos y sanitarios… “Si se ha podido mantener este ritmo, marcado por las pequeñas y medianas empresas, es porque se han desplegado rápidamente muchas capacidades”.

Por otra parte, y según datos de la consultora Accenture, la inversión en ciberseguridad en España ha caído para el 70% de las compañías, aunque en conjunto las cifras han crecido. “Esta paradoja se explica por el hecho de que la gran cuenta tiene más recursos. Pero de las 12.000 solicitudes de pymes para el despliegue del Kit Digital, el 9% ha apostado por acogerse a soluciones 'ciber'. Por tanto, la valoración es sobresaliente y vamos a conseguir los objetivos de las diferentes agendas digitales marcadas por el Gobierno”.

 

El problema del talento

Otro de los aspectos en los que hace hincapié el Incibe es el de la formación y en acortar la brecha entre la oferta y la demanda profesional. Datos de ObservaCiber ponen de manifiesto que para 2024 habrá unos 80.000 puestos sin cubrir en el mercado local. “Tratamos de estimular la captación de vocaciones en todas las etapas escolares, junto con las prácticas en las empresas. El año pasado movilizamos a más de 46.000 escolares”, asevera. “Estamos muy involucrados tanto a nivel estatal como autonómico y vamos a aumentar la inversión”.

 

Ciberseguridad y salud mental

El pasado 10 de octubre se celebró el Día Mundial de la Salud Mental, un ámbito que “ya es indisoluble de nuestra vida digital”, cada vez más entroncada con la física. “Ponemos muchísimo foco aquí”, dice Barrio. “El 017 incluye atención psicológica para personas con casos de extorsión y violencia en Internet, incluyendo a los colectivos más jóvenes y vulnerables. Tenemos toda una generación de guías y recomendaciones y un programa específico frente a las adicciones digitales. Cada vez hay más riesgos y vamos sumando contenido a nuestro programa”, concluye.

 



TE PUEDE INTERESAR...

Revistas Digitales

DealerWorld Digital

IDG Research

Registro:

Eventos:

 

Partnerzones