SOCIAL SECURITY | Noticias | 14 MAY 2018

La información que recopila tu smartphone de ti puede ser mucho más amplia de lo que pensabas

Las aplicaciones que instalamos en Android o iOS a menudo solicitan unos permisos de acceso a elementos como la cámara, la galería de fotos o al micrófono. Estos permisos les otorgan acceso a muchos más datos de los que a veces somos conscientes.
Atos Hoox smartphone seguro
Redacción

Que los teléfonos inteligentes analizan nuestros datos y nos ofrecen cosas en función de los mismos es algo que más o menos empezamos a asimilar pero, ¿es posible que también estén pendientes de nosotros cuando están 'inactivos' en la mesa mientras mantienes una charla con un amigo? 

Aprovechamos muchísimas ventajas de los smartphones pero la mayor parte de las veces desconocemos los riesgos que nos pueden ocasionar. Es habitual que a la hora de instalar una nueva app, ésta nos solicite permisos, los cuales tenemos que aceptar sí o sí, para poder utilizarse. Entre esos permisos muchas apps incorporan el de 'acceso a micrófono'. Esos permisos tienen sentido en muchas ocasiones y sin ellos la aplicación no podría funcionar correctamente, pero hay otros casos en los que una aplicación o juego de repente nos solicita permisos que teóricamente no debería solicitar. 

Google, que bien podría ser el Gran Hermano del que hablaba Orwell en '1984', puede grabar todo lo que dices sin avisarlo previamente. Es algo que no ha ocultado en ningún momento y que se explica en los 'Términos y Condiciones de servicio y en la Política de Privacidad. 

Según Google, de esta forma 'mejora sus servicios' pero quizás no somos conscientes de hasta que punto estamos exponiendo nuestra privacidad. No obstante la compañía ofrece una oportunidad para acceder a toda la información que recopila sobre nosotros. Es un servicio desconocido por muchos que permite acceder a todas las búsquedas por voz que se han realizado a través de Google y borrarlas. 

Para controlar lo que Google sabe de tí, podemos acceder al menú de ajustes de Google, y una vez allí busca el apartado de voz. En reconocimiento de voz y desactiva la primera opción. En ese momento se os permitirá activar la función de durante la conducción, que también deberéis desactivar. Esta acción provoca que Google deje de almacenar la información de nuestro audio, aunque no podremos controlar Google Assistant mediante nuestra voz. Para terminar, hay que dirigirse al panel de ajustes, menú de permisos de aplicaciones y buscar el micrófono. En este apartado aparecerán listados cada uno de los sensores que tiene el terminal y qué aplicaciones tiene acceso al mismo. Este es el lugar donde limitar el acceso aquellas apps que puedan ser sospechosas.

En Apple, el otro gigante, defienden que todas sus acciones están relacionadas con la privacidad de los usuarios. La compañía exige que los desarrolladores que crean aplicaciones para iOS  ofrezcan tres opciones al propietario del terminal: permitir el acceso al micrófono siempre, nunca o solo cuando la app está abierta y en funcionamiento. Precisamente esta última opción, es la clave ya que permite al usuario decidir cuando cerrar los accesos a las prestaciones del dispositivo. 

El próximo 25 de mayo entrará en vigor el nuevo Reglamento General de Protección de Datos (RGPD), cuyo objetivo es unificar las leyes de privacidad de toda Europa. Ante esto, las compañías están llamadas a presentar de forma clara sus métodos para recabar los datos personales de los usuarios. 



TE PUEDE INTERESAR...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios