TENDENCIAS | Noticias | 30 AGO 2019

"El método 'usuario y contraseña' como único factor de autenticación es un riesgo"

Marco Piña, director comercial para el Sur de Europa de Nuance, da cuenta de la batalla de la biometría contra el fraude.
reconocimiento facial Mac
M. M.

 

El fraude sigue haciendo estragos en las empresas y la biometría se ha destapado como punta de lanza en la lucha contra este fenómeno. Según datos de la consultora Javelin Strategy and Research, los robos de cuentas se triplicaron durante el último año alcanzando pérdidas por valor de 5.100 millones de dólares. En la misma línea, un informe de la Communications Fraud Control Association (CFCA) indica que solo las empresas de telecomunicaciones perdieron 30.000 millones de dólares en el mismo período. Cifras escandalosas que pueden reducirse con solo implementar varios factores de autenticación. Por ejemplo, y según la compañía Nuance, solo la biometría de voz podría ahorrar 1.000 millones a las organizaciones.

La firma, que se reconoce ya como especializada en seguridad, según palabras de Marco Piña, director comercial para el Sur de Europa de Nuance, se ha puesto en primera línea de batalla contra el fraude. El directivo cree que hoy en día es muy sencillo suplantar la identidad de un tercero. “Los ciberdelincuentes se mueven en grupos cada vez más globales y tiran de la ingeniería social para obtener datos”, dice. “El simple hecho de solo tener un usuario y una contraseña es un riesgo”.

En este sentido, la apuesta de la compañía se llama Nuance Security Suite, una herramienta que combina distintos factores de biometría en una sola consola holística. “Los clientes quieren gestionar este tipo de herramientas en una sola plataforma y nosotros somos los únicos en el mercado que lo ofrecemos”, destaca Piña.

 

El mercado en España

A la hora de introducir su solución en el España, Piña explica que el interés por parte de las compañías ya empieza a ser elevado aunque el mercado local de la biometría va por detrás de Norteamérica, Latinoamérica, Centro Europa y Reino Unido. En general, los países mediterráneos van por detrás, asevera. Las razones pueden ser muy diversas, ya se deba a la regulación al foco de las empresas o a lo social y cultural. En este último aspecto, recalca, España tiene una cultura de DNI como baremo de identificación. “Otras regiones, como Reino Unido, no tienen esa cultura y, además, son muy protectores del dato personal, por lo que necesitan otros métodos de autenticación. De ahí el ‘boom’ que está experimentando su mercado”. También, indica, el uso del canal telefónico en este país y en otras geografías como Sudamérica es masivo. “Esto no quiere decir que en España recelemos de la tecnología. Es más, somos considerados early adopters. Por ejemplo, somos grandes usuarios de la banca electrónica y sorprende ver que en otros países no es así, que la gente sigue llamando a las oficinas”.

Por sectores, el financiero y el asegurador son los más prolíficos, junto con telecomunicaciones, en la contratación de este tipo de herramientas, aunque, poco a poco, todo el tejido empresarial se va concienciando. “Tiene sentido, la seguridad es innovación y un valor añadido para los clientes”, concluye.



TE PUEDE INTERESAR...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios