Tendencias
Ciberseguridad

La ciberseguridad ocupa un lugar destacado en la agenda de Davos

El escenario global actual cuenta con las ciberamenazas como actor protagonista; desciframos, de la mano del informe sobre perspectivas mundiales de ciberseguridad 2023, qué tendencias imperarán en los próximos doce meses.

ciberseguridad davos
Panelistas durante la sesión de ciberseguridad en el marco de la celebración del Foro Económico Mundial.

La evolución geopolítica y la consolidación de tecnologías emergentes han reconfigurado el ADN de las amenazas cibernéticas y aumentado exponencialmente el daño causado por los ciberatacantes organizados. Esto, tal y como ha puesto de relieve la última edición del Foro Económico Mundial, está “exacerbando las crisis energéticas, económicas y geopolíticas interconectadas”. Como consecuencia, el escenario al que se enfrenta Europa es cada vez más hostil y convulso. En este contexto, el informe Perspectivas mundiales de ciberseguridad 2023 examina las tendencias sobre la materia que incidirán directamente en nuestras economías y sociedades durante los próximos doce meses. El pliego incluye los resultados de una nueva investigación sobre cómo los líderes están respondiendo a las ciberamenazas hoy en día y proporciona recomendaciones sobre lo que pueden hacer para asegurar sus organizaciones a lo largo del presente año.

Jeremy Jurgens, director general del Foro Económico Mundial de Ginebra; Julie Sweet, directora ejecutiva y presidenta de Accenture; Jürgen Stock, secretario general de la Organización Internacional de Policía Criminal (INTERPOL); y, Edi Rama, primer ministro de Albania, han sido los cuatro nombres propios que han protagonizado el panel sobre ciberseguridad en el Foro de Davos con el fin de ahondar en las principales conclusiones del mencionado estudio.

 

Aumentar la huella de la ciberseguridad

Hoy en día, prestando atención al entorno que nos rodea, resulta de vital importancia aumentar la huella global de la ciberseguridad; no obstante, tal y como apunta la ejecutiva de Accenture, “el 56% de los responsables de ciberseguridad no se preocupan de materializar esto”. Siguiendo esta misma línea detalla tres puntos principales sobre los que los líderes de la toma de decisiones deberían poner el foco durante los próximos meses: el riesgo práctico de las ciberamenazas, los activos y el valor que brinda la ciberseguridad para instituciones, empresas y corporaciones y a escasez de las cibercapacidades. Sobre este último punto Sweet se detiene mostrando especial interés: “Existe una brecha importante que nos da la oportunidad de formar nuevos talentos y de echar mano de los beneficios del reskilling”.

De aquí a los próximos dos años, “el 86% de los líderes empresariales considera que sus empresas pueden vivir una ciberamenaza catastrófica; mientras, el 27% cree que sus organizaciones son resilientes. Hay un gap significativo entre ambos extremos”. No obstante, independientemente de esto, la cuestión “cambiante” obliga a los tomadores de decisión a tener en consideración los siguientes puntos que detalla Sweet.

Asegurar el núcleo duro: las estrategias de las compañías en la actualidad sitúan a la tecnología en el core de las organizaciones. Por ello hay que evaluar claramente y de manera periódica si la tecnología empleada es segura o no.

Confiar en el talento: el talento es fundamental hoy en día y hay que cuidarlo. Para ello las organizaciones deben apostar por su formación en ciberseguridad.

Cambio de mentalidad y cultura de la ciberresiliencia: la ciberseguridad debe ser entendida de manera holística como un todo, mucho más allá de los departamentos de TI. En este sentido es fundamental realizar revisiones periódicas que involucren a todos los equipos.

 

La naturaleza de las amenazas cambia

El impacto de las ciberamenazas es cada vez mayor, asegura Stock, esto se debe a la consagración de “la ciberdelincuencia como servicio”. En la actualidad, continúa, “ninguna empresa puede atajar todos los ataques. Se necesita, por tanto, una respuesta global y una acción coordinada”. En este sentido, incide además, “la complejidad de la ciberdelincuencia se ve agrandada por el silencio de las víctimas, ya que en muchas ocasiones no quieren revelar sus vulnerabilidades o conocen lo difícil que es solventar el problema”. No obstante cabe recordar que “muchas de las historias de éxito que tenemos en esta área se centran en la colaboración”.

 

Llamado a la colaboración

Tras años lidiando con las ciberamenazas, dice Arora, “hemos acumulado muchas deudas cibernéticas”. Sin embargo, asevera, “teniendo en cuenta que no creo que la dependencia de la tecnología vaya a descender, las organizaciones e instituciones deben asegurarse que están aprovechando al máximo lo que ofrece la industria de la ciberseguridad”. Como consecuencia hace un llamamiento a la colaboración público-privada en aras de la resiliencia: “La única forma de reestructurar y conseguir más por menos es utilizando la estrategia. En este sentido tenemos mucho trabajo por hacer”.



TE PUEDE INTERESAR...

Revistas Digitales

DealerWorld Digital

IDG Research

Registro:

Eventos:

 

Partnerzones