Seguridad
Transformación Digital

La seguridad corporativa en España necesita digitalizarse para no quedarse atrás

El sector de la seguridad privada y corporativa se ha quedado atrás y precisa evolucionar hacia la necesaria transformación digital con inversión, formación, actualización de la regulación y la incorporación la IA, los análisis de datos, los robots y el resto de tecnologías emergentes.

Robot seguridad privada

En cuanto a innovación tecnológica, la seguridad corporativa en España debería ser predictiva y preventiva, para permitir predecir riesgos y eventos de seguridad, y ofrecer soluciones integrales que ya están en el mercado. Los expertos del sector sostienen que estas innovaciones no se están implementando por falta de inversión, de regulación normativa y de formación de los equipos de personas y tecnologías en este importante ámbito de la seguridad de las empresas.

Estas son las conclusiones recogidas por la Alianza Española de Seguridad y Crisis (AESYC) en un webinar especial, en el que diseccionaron las carencias evolutivas de un sector de vital importancia para cualquier organización. El coordinador académico de Aesyc, Joaquín del Toro, presentó al conjunto de expertos en seguridad encabezados por Eduard Zamora Peral, presidente de la Asociación de Directivos de Seguridad Integral (ADSI), que analizó el significado de “digitalizar” en un sector que necesita avanzar en este sentido, "porque vivimos en un momento de boom tecnológico altísimo, lo que se viene a llamar la 4ª revolución industrial”.

Para este representante del sector “se habla mucho de la resiliencia, y la trasformación digital en nuestro área no es más que eso; resiliencia. Se confunde digitalizar con robotizar, o con eliminar papel, pero de lo que se trata es de disponer de herramientas que nos faciliten la gestión de la información, cada vez en mayor cantidad, y que el tratamiento de esos datos sirvan para extraer conclusiones”. 

Tanto él como la mayoría de los participantes, como Jorge Salgueiro, presidente del capítulo de Madrid de la  Asociación de Jefes de Seguridad de España (AJDSE-ISDCA), Miguel Lorenzo Gawenda, presidente de la Asociación Nacional de Profesores Acreditados de Seguridad (ANPASP), el experto en Seguridad Corporativa Miguel Merino Thomas, el director de seguridad Ricardo López García y la responsable de Seguridad del Grupo Daimler España, Nieves Beitia Lluva, coincidieron en la necesidad de una transformación digital en el sector que cambie hábitos y modelos de gestión.

Merino Thomas introdujo algunos aspectos de la complicación que la diitalización trae a la seguridad, con nuevas amenazas que vienen de un entorno cíber, y no del tradicional entorno físico “ porque la automatización de los procesos y la OiT ya nos hace pensar en la vulnerabilidad de las máquinas y los elementos conectados, más que en que se cuele un intruso. La seguridad corporativa debe tener preparados programas de respuesta, porque la ciberseguridad industrial es ya necesaria. La inteligencia sería la herramienta para poder adelantarnos a esos posibles ataques”.

Según explicaron, el sector necesita avanzar hacia soluciones digitalizadas que eviten errores humanos, el trabajo con datos que creen información, y que una vez analizada se convierta en conocimiento que optimice el tiempo y los procesos. Las claves de su retraso tecnológico son la falta de las necesarias herramientas apropiadas, de formación del personal, mayor inversión y el parón de la normativa de seguridad privada, que no está todavía adaptada para asumir la digitalización.

 

Inversión y normativa que les permita avanzar

Los participantes coincidieron en la necesidad de inversión en digitalización que las compañías no contemplan todavía, hasta que no se les muestre el valor que puede alcanzar, para ir más allá de cámaras, escáneres y vigilantes humanos, pero que requiere de presupuestos muy altos.

El otro escollo importante es la actualización de la Ley que les permita incorporar estas nuevas tecnologías. Necesitan mayor transversalidad de las normas, porque estos medios deben ser homologados por el departamento gubernamental competente (Dirección General de Seguridad Privada del Ministerio de Interior).

Explicaron que la Administración debe conocer estas herramientas y necesidades de actualización de la seguridad y tal y como argumentó Lorenzo Gawenda, (ANPASP) “porque vamos tarde en la alfabetización de todos los estamentos jerárquicos, y estamos atascados en la normativa fijada en el 2011. El Gobierno tiene el borrador del reglamento de Seguridad Privada en un cajón, y así es difícil avanzar en digitalización”.

A pesar de las dificultades, Ricardo López García, director de seguridad,  insistió en que los profesionales del sector “nos tenemos que subir a este carro. La tecnología es un medio para automatizar procesos en seguridad como circuitos cerrados de Tv, cerraduras inteligentes, la inteligencia de los datos (recogidos or los IoT), para saber quién ha entrado, cuánta gente, por dónde se ha movido, etc, y establecer modelos predictivos y conocimiento para saber y predecir, y datos que presentados a la compañía nos van a dar valor”.

 

Robots, drones,  IoT, reconocimientos digitales y datos procesados, imprescindibles

Por su parte Nieves Beitia (Daimler España) reconoció que los departamentos de seguridad de las organizaciones precisaban servicios más flexibles que ofrecieran tecnologías ya muy demandadas. Beitia describió las tecnologías exponenciales y herramientas ciber que ya se utilizan en la seguridad física o corporativa, de manera efectiva, o mediante prototipos y audaces apuestas tecnológicas:

  • IA: porque ofrece infinitas aplicaciones para recopilar datos y realizar reconocimiento de personas y matrículas mediante imágenes; los chatbots, con los que interactuar con pequeñas preguntas y obtención de las deseadas respuestas; la posibilidad de estudiar los recorridos de las personas y permitir el mapeo de zonas calientes y la geolocalización en el caso de una evacuación, por ejemplo.
  • RPA o procesos de automatización: permiten el análisis de datos e incidentes a gran escala y poder así realizar labores de prevención del fraude o pérdidas de documentación.
  • Los robots: a día de hoy son básicamente prototipos. Hay algunos ejemplos, como los instalados en una entidad financiera que hacía las labores de guía por las instalaciones, o el RK5, llamado Roxy, que se utiliza en una zona urbana de apartamentos, que hace reconocimiento de matrículas, rondas, reconocimiento de alteraciones térmicas, y envía la información al servicio de vigilancia a través de su cámara. Otro robót, también en pruebas, es el probado por Amazon, que va por las casas repartiendo las mercancías y avisando al móvil de que está en la puerta. Y un ejemplo más, que funciona en la Universidad de Vigo, es el que simula un perro que acompaña a los servicios de vigilancia en las rondas, toma imágenes y las traslada a un SOC.
  • IoT: lo más importante que hay actualmente y que más puede agilizar en servicios de seguridad, como la entrada y salida de mercancías, si hay o no stock, con el peso de los productos, detectando si han sido manipulados por un tercero mediante sensores, gestionando el tiempo, con la detección de errores y fallos humanos en, por ejemplo, servicios de logística, en la gestión de flotas, de rutas...
  • La realidad virtual, aumentada y mixta: Es la gran apuesta para la formación de los vigilantes. Ya lo aplica el ejército en formación, y en prevención de riesgos laborales, porque es un método de aprendizaje infinitamente mejor que el tradicional.
  • Drones: se pueden utilizar en infinitas aplicaciones, porque con una cámara y con una analítica de video puede desde mapear vehículos y sus movimientos, en la vigilancia de cultivos en invernaderos, vigilando desde robos hasta el crecimiento de las fresas, intervención en incidentes como incendios, búsquedas...
  • Blockchain y el metaverso: Esto no es sólo un asunto de los departamentos cíber; la seguridad corporativa debe conocer cómo funciona, porque ya son también de su competencia.

Nieves Beitia enfatizó la idea de retraso en el sector con la frase “el futuro ya estuvo aquí", por lo que en su opinión "los departamentos de seguridad deben estar preparados para usar estas tecnologías y saber qué necesitamos y qué hacer con ellas para aportar al negocio”.



TE PUEDE INTERESAR...

Revistas Digitales

DealerWorld Digital

IDG Research

Registro:

Eventos:

 

Partnerzones