Tendencias
cibercrimen
España

Los delitos informáticos crecieron un 6,1% en España en 2021

Así lo ha revelado a través de su último informe el Sistema Estadístico de Criminalidad al apuntar que el número de delitos informáticos cometidos durante el pasado año alcanzó los 305.000 casos.

seguridad_cibercrimen_legal_juicio

El número de delitos informáticos sigue registrando una tendencia alcista en el país. Así lo ha revelado el Sistema Estadístico de Criminalidad (SEC) al apuntar que, en total, el pasado año 2021 España registró más de 305.000 delitos cometidos. Esta es, sin duda, la principal conclusión alcanzada por la Dirección General de Coordinación y Estudios de la Secretaría de Estado de Seguridad del Gobierno de España, dependiente del Ministerio del Interior. El citado organismo ha sido el encargado de descifrar el actual panorama de delitos y ciberamenazas que asola el país a través del IX Informe sobre la cibercriminalidad en España. Un análisis que recopila de manera detallada y precisa los datos registrados por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado a lo largo del año pasado sobre la delincuencia informática. El citado documento incluye los resultados de organismos como el SEC y la Oficina de Coordinación de Ciberseguridad (OCC).

 

Aumento de la cibercriminalidad

Según el escrito donde se tienen en cuenta los ataques advertidos en 2021 para compararlos con los años anteriores, las ciberseguridad y las amenazas en el entorno digital se encuentran entre los objetivos de las instituciones públicas, aunque la sociedad también debe ser consciente de los usos que hace de las tecnologías de la información (TIC) disponibles. En este sentido, los datos recopilados por el INE reflejan que, en 2021, se ha incrementado el porcentaje de viviendas que poseen ordenador y acceso a Internet, lo que ha llevado a España a posicionarse por encima de la media europea. Una situación que, indudablemente, al haber visto multiplicado el número de usuarios con acceso a Internet ha traído como consecuencia directa el crecimiento de la cibercriminalidad.

Así, tomando como referencia los datos ofrecidos por el SEC sobre este fenómeno en España en el periodo comprendido entre 2017 y 2021, se constata el aumento de los delitos informáticos. Y es que solo en el último año se registraron un total de 305.477 hechos, lo que supone un 6,1% más con respecto al año anterior. De esta cifra, el 87,4% están relacionados con fraudes informáticos. No obstante, en el informe se hace una distinción entre los hechos conocidos y los esclarecidos; por ello, a pesar de que se registraron 305.477 estafas por estos medios, tan solo se esclarecieron 46.141 y solo 13.801 tuvieron como consecuencia la detención de algunos de los agentes maliciosos.

En lo que a la dispersión de la cibercriminalidad por ámbito geográfico respecta, la Comunidad de Madrid, Cataluña, Andalucía y la Comunidad Valenciana son las autonomías con mayor concentración de infracciones penales en este ámbito. Asimismo, a nivel provincial encabezan la lista Madrid, Barcelona, Sevilla, Valencia, Alicante, Málaga y Vizcaya.

 

Víctimas y atacantes

Los cibercriminales han desarrollado diferentes técnicas acorde a sus objetivos en España, aunque los ataques que registran mayores cifras son las amenazas, el descubrimiento y la revelación de secretos y, por último, los ataques informáticos. En esta misma línea cabe subrayar que, según datos relativos a las víctimas registradas por las autoridades competentes, la mayoría de las víctimas de ciberdelincuencia pertenecen al sexo masculino (un 51,9% en total) y tienen entre 26 y 40 años. En este caso, son los hombres los que suelen caer en trampas relacionadas con la falsificación informática y las amenazas y coacciones, según se destaca en el informe. Sin embargo, cuando se trata de hechos relacionados con la usurpación del estado civil, delitos contra el honor o delitos con fines sexuales en menores de 16 años, son las mujeres las que superan en porcentaje a los hombres.

En cuanto a la nacionalidad de las víctimas, el informe determina que el 87,5% de ellas son españolas y el 12,5% restante, extranjera. En este caso, son mayoría las procedentes de Marruecos, Rumanía y Colombia. Sin embargo, atendiendo a la nacionalidad de los detenidos, el informe apunta que el 79,3% de los usuarios implicados eran españoles. El 20,7% restante se corresponde con ciudadanos europeos (5%), americanos (8,7%), africanos (4,7%) y asiáticos (0,8%), entre otras nacionalidades.



TE PUEDE INTERESAR...

Webinar Ondemand

Revistas Digitales

DealerWorld Digital

IDG Research

Registro:

Eventos:

 

Partnerzones