Ciberseguridad

Teletrabajo, de la necesidad a la oportunidad

La transformación digital invitaba a la adopción del teletrabajo. La pandemia global obligó a adoptarlo con carácter urgente y la experiencia confirma que es una buena idea.

teletrabajo

El teletrabajo ha pasado, en una cantidad significativa de empresas, de ser una modalidad excepcional de trabajo a ser la norma. Ese salto de la presencia a la telepresencia se ha ido solucionando con un carácter urgente y muy provisional, exponiendo en muchos casos carencias que, antes de la pandemia, ataban de facto a los profesionales a sus puestos de trabajo en la oficina.

Los escenarios de teletrabajo estaban reservados a aquellos puestos que necesitaban la movilidad como parte de su perfil laboral. El personal IT preparaba los equipos y las conexiones VPN o las políticas de seguridad de un modo casi artesanal y personalizado y así se podía ‘ir tirando’ manteniendo el teletrabajo en un delicado equilibrio entre potencialidad y adopción generalizada.

 

Teletrabajo: de la obligación a la oportunidad

Con la pandemia global, el teletrabajo ha pasado a ser la modalidad mayoritariamente adoptada por las empresas. En media, ahora trabajan remotamente 4,7 veces más profesionales que antes de la pandemia, según el informe de Cisco A New Perspective on the Modern Workplace.

Los datos en España siguen estando por debajo de la media de la UE según datos de Adecco, con un 14,5% de la población ocupada desarrollando su actividad profesional en la modalidad telepresencial. Con todo, es un aumento significativo si se compara con la situación antes de la pandemia, con un crecimiento medio según Adecco de un 74,2% en la adopción del teletrabajo.

 

 

Para las empresas, movilizar a sus empleados desde la oficina hasta el hogar o ubicaciones fuera de las sedes corporativas y sucursales supuso aumentar en varios órdenes de magnitud el trabajo necesario para configurar equipos, instalar software o crear VPN. Eso, con suerte: en otros casos, los trabajadores directamente usaban sus propios equipos domésticos, con las conexiones compartidas en el hogar y accediendo a recursos de red corporativos sin políticas de acceso securizadas o gestionadas.

Con todo, esta descentralización de los empleados ha mostrado que el teletrabajo potencia aspectos como la conciliación familiar o la inclusión, al tiempo que atrae talento y, con las herramientas adecuadas, mejora la productividad. De hecho, nueve de cada diez españoles quieren poder elegir entre el teletrabajo y el presencial, según ha concluido el estudio  Workforce of the Future de Cisco, realizado entre 10.000 trabajadores de 12 países en EMEAR.

 

La prioridad, proteger y conectar a los trabajadores remotos

Empresas como Cisco ya contaban, antes de la pandemia, con las herramientas necesarias para movilizar a los trabajadores de un modo seguro y óptimo. Lo que no había era una necesidad urgente para hacerlo ni se veía como una oportunidad, por lo que las empresas adoptaban estrategias muy “de andar por casa” para movilizar a los profesionales que no había más remedio que movilizar.

Lo que tampoco vieron esas empresas es que esa falta de flexibilidad era también una debilidad ante imprevistos como la irrupción de una pandemia global. De hecho, conceptos como la resiliencia empresarial se han integrado en las estrategias de las empresas, tanto grandes como pequeñas, poniendo el foco en robustecer a los negocios frente a las eventualidades.

 

 

En el momento presente, la prioridad de las empresas es proteger y conectar a los profesionales que trabajan remotamente. A estas alturas, los casos de compañías afectadas por brechas de seguridad, ransomware, filtraciones de datos o caídas de servicio son suficientemente numerosos como para saber que uno de los riesgos del teletrabajo es el de exponer a los recursos corporativos a un mayor número de amenazas y brechas de seguridad.

Si las empresas no cuentan con una política robusta, ágil y automatizada para securizar los equipos, los dispositivos, las conexiones, los servicios o las aplicaciones, se está jugando a la lotería del malware y las ciberamenazas. De hecho, ha habido un 600% de incremento en ciberataques como el phishing desde que se ha generalizado el trabajo desde el hogar a partir del pasado año. Los ataques que aprovechan las vulnerabilidades de los DNS también son frecuentes. Y la seguridad perimetral tradicional en las empresas no es capaz de llegar a los puestos de trabajo remoto. Tampoco es viable gestionar decenas o cientos de clientes remotos de un modo ‘artesanal’ como se hacía cuando el teletrabajo era una modalidad puntual.

 

La seguridad como servicio llevada al puesto de trabajo remoto

La respuesta de Cisco a estas necesidades pasa por ofrecer la seguridad del puesto de trabajo remoto como un servicio. Sus soluciones Secure Remote Workforce contemplan tanto la conectividad, la seguridad como la colaboración.  No es un concepto nuevo: los procesos de transformación digital están basados en muchos casos en la modalidad as a Service, que facilita el trabajo en entornos multicloud y en los que la automatización es clave.

Es muy probable, además, que las empresas se muevan hacia modalidades de trabajo híbridas donde los empleados combinen modalidades de trabajo fuera de la oficina con la presencia cuando sea conveniente y óptimo acudir al lugar de trabajo tradicional. Esa flexibilización solo es posible si se automatizan los procedimientos involucrados en la conexión con las aplicaciones y servicios empresariales, implementando políticas de conectividad, autenticación y colaboración sin costuras y en las que el personal IT pase a ocupar un papel de planificación y supervisión.

 

 

La tendencia, dentro de los procesos de transformación digital, es la de ir hacia un modelo SASE (Security Access Service Edge) para securizar los puestos de trabajo remotos. De nuevo, no es nada realmente nuevo: es un salto similar al que se dio cuando se pasó de las modalidades on-premise a cloud. Las ventajas de los modelos SASE de Cisco para desplegar fuerzas de trabajo remotas pasan por la integración de plataformas de seguridad cloud como Cisco SecureX, integrada en Cisco Umbrella, más allá del ámbito de la oficina tradicional. Se reduce el coste, permite centralizar la orquestación de las políticas o permite implementar medidas de autenticación y acceso robustas y consistentes al tiempo que personalizadas a través de todos los empleados.

De este modo, es posible hacer que los empleados remotos accedan con seguridad a los recursos, aplicaciones y servicios corporativos desde cualquier lugar y dispositivo, sin que haya que preocuparse por la seguridad de la conexión usada o por la confiabilidad del dispositivo que usemos.

 

Cisco Secure Remote Workforce

Cisco cuenta con todas las piezas del rompecabezas para securizar conectar y flexibilizar los puestos de trabajo remotos. En el ámbito de la seguridad tiene propuestas como Umbrella para la seguridad de la red, Duo para la seguridad de los accesos, Cloud Mailbox Defense para proteger el correo, Secure Endpoints para proteger a los endpoints de acceso o AnyConnect para el acceso a los recursos corporativos.

En la parte de la colaboración, Cisco cuenta con Webex Meetings y Webex Teams para extender la experiencia del trabajo en equipo a los lugares de trabajo remotos. Además, son soluciones seguras y eficientes optimizadas para aprovechar las conexiones disponibles. Webex es una herramienta renovada que incorpora tecnologías como la traducción simultánea a más de 100 idiomas y extrae información sobre la ocupación de las salas, el uso de mascarilla o la distancia de seguridad.

 

 

En la parte de redes, Cisco ofrece soluciones autoprovisionables desde la nube y autoconfigurables sin que los empleados remotos con unas necesidades más críticas tengan que preocuparse por la puesta a punto de equipos de red como los ISR de la serie 1000.

La solución Secure Remote Workforce responde a los retos más importantes a los que se enfrentan las empresas cuando tienen que desplegar soluciones de teletrabajo: la seguridad, el rendimiento de las aplicaciones o las operaciones de gestión por parte del departamento o los profesionales IT. Además, facilita la automatización de las operaciones en un escenario de constante cambio y fluctuación. No es viable estar pendientes constantemente de aspectos como el número de potenciales clientes para ajustar parámetros de carga o de red en un escenario sujeto a fluctuaciones impredecibles.

 

La vuelta a la oficina: sí, pero con seguridad

Cisco, al mismo tiempo, ofrece herramientas para las oficinas en un contexto en el que la seguridad y la confiabilidad son claves para poder volver a los lugares de trabajo tradicionales con garantías. Cisco Trusted Workplace es el paraguas en el que se integran las herramientas de Cisco para implementar medidas y políticas que garanticen que los trabajadores no se exponen a riesgos de contagio.

Así, Cisco permite saber cuántas personas están en un edificio en un momento dado a partir del análisis de las entradas y salidas de las personas usando tecnologías de IA de reconocimiento de imágenes y vídeo. También podemos saber cuántas personas hay en cada lugar de la oficina a través del análisis de las conexiones a los puntos de acceso WiFi y otras tecnologías de geoposicionamiento.

 

 

El uso de la mascarilla o el cumplimiento de las medidas de distanciamiento social también se pueden monitorizar a través de la plataforma Cisco Trusted Workplace, con integración en los dashboards de gestión de los departamentos TI. En el caso de tener que usar espacios en la oficina, esta plataforma permite también optimizar el uso de las salas de un modo automatizado.

En el futuro, estas herramientas permitirán flexibilizar aun más el uso del espacio de un modo inteligente y automatizado. En sectores como la educación, la sanidad o la manufactura  o la administración pública este tipo de tecnologías son idóneas.

Acceda aquí a este contenido en su versión para descarga



TE PUEDE INTERESAR...

Próximos Webinars

Revista Digital CW noviembre

Partnerzones IDG

Cybersecurity Evolved

Registro IDG España:

Eventos IDG:

 

Especiales IDG:


Revistas Digitales IDG

ComputerWorld Digital

DealerWorld Digital

IDG Research

 

Ya disponible en IDG Research: