TENDENCIAS | Noticias | 03 MAR 2020

Un marco de trabajo global para el buen uso del reconocimiento facial

El Foro Económico Mundial ha lanzado un marco con principios, que engloba a todos los actores de los sistemas de inteligencia artificial, para aportar seguridad a las herramientas de reconocimiento facial.
inteligencia artificial
Redacción

 

El Foro Económico Mundial (WEF, de sus siglas inglesas) ha lanzado un marco de trabajo para tratar de aportar seguridad y confianza al uso de las herramientas y servicios de reconocimiento facial. De nombre Link (Framework for Responsible Limits on Facial Recognition), ha sido ideado tanto por miembros del propio WEF como políticos y expertos de la sociedad civil y pretende convertirse en el estándar de un mercado que alcanzará los 7.000 millones de dólares en 2024 en todo el globo.

Por una parte, Link tratará de responder cuestiones técnicas y puramente relacionadas con las implicaciones de ingeniería y, por otro lado, a los legisladores de todo el mundo. De este modo,  estará basado en cuatro ejes estratégicos. En primer lugar, se han redactado un conjunto de principios para la acción centrados en la privacidad, la mitigación de sesgos, el uso proporcional de la tecnología, la responsabilidad, el consentimiento, el derecho a la accesibilidad, y los derechos de la infancia. Asimismo, alienta a los equipos de desarrollo de estas tecnologías a crear sistemas que sean “responsables por diseño” mediante la justificación del uso del reconocimiento facial, el diseño de un plan de datos que coincida con las características del usuario final y la mitigación de riesgos de sesgos. Por otra parte, estos sistemas deberán estar en constante evaluación para que cumpla estos principios, y este cumplimiento deberá ser validado por un agente externo a través de una auditoría.

Para Jean-Luc Dugelay, investigador de visión computacional en Eurecom, “es esencial acompañar los avances científicos con una reflexión política global sobre sus usos apropiados. Esto se hace mediante la colaboración de todas las partes interesadas; lo que involucra a académicos, ingenieros, proveedores de tecnologías, ciudadanos y legisladores”.

El uso ético y regulación de la inteligencia artificial y el reconocimiento facial se han convertido en una preocupación de orden mundial que ha trascendido incluso hasta Ciudad de El Vaticano. El Papa Francisco ha firmado un documento, al que se han adherido dos gigantes como IBM y Microsoft, y por el que pide que estas tecnologías respeten la “privacidad, trabajen de manera confiable y sin prejuicios, tengan en consideración los derechos humanos y operen de manera transparente”.



TE PUEDE INTERESAR...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios