CIBERCRIMEN | Noticias | 06 ABR 2018

El equilibrio entre la innovación y la seguridad, clave de la madurez digital

Un informe de Akamai pone de relieve las dificultades y riesgos de no conjugar estos dos imperativos para garantizar una transformación digital de éxito.
Transformacion digital
Redacción

No es fácil ser un adalid de la innovación digital y, a su vez, garantizar la seguridad de las experiencias digitales. En caso de que no funcione este binomio, asegura un estudio elaborado por Akamai Technnologies, se puede romper la confianza del usuario y los riesgos se dispararían. Pero no por ello hay que desterrar este tipo de estrategias. Todo lo contrario, el informe, que ha realizado la compañía en colaboración con Forrester, pone de relieve que las empresas consideradas más maduras digitalmente, es decir, con los mejores ratios de equilibrio entre innovación y protección, crecen a un ritmo mayor que su competencia.

Estas proporciones son los pilares de la oferta de Akamai, firma que maneja aproximadamente 95 exabytes de datos al año en miles de millones de dispositivos, y que según su vicepresidente de marketing y productos, Ari Weil, ha logrado, con el estudio, “fraguar la capacidad para evaluar el grado de madurez digital de una compañía, en función de la efectividad de su experiencia digital y la solidez de su postura de seguridad”.

El escrito revela, entre otros puntos, que la llamada ‘lucha digital’ ya es una realidad. Un elevado número de ejecutivos admite que les cuesta lograr el equilibrio adecuado entre seguridad y experiencias digitales. La mayoría de los ejecutivos tienen la sensación de que su empresa es la más fuerte en materia de seguridad y confianza, pero la más débil en relación a la madurez de sus experiencias digitales.

Por otra parte, la confianza se encuentra en mínimos históricos. Más de un tercio de los ejecutivos encuestados opina que solo cuentan con un nivel moderado de confianza de sus clientes, en gran parte debido a las sospechas en torno a las prácticas de uso de datos de la empresa.

Asimismo, La falta de confianza atribuida a la falta de seguridad se traduce en menos ingresos. Los clientes se sienten más cómodos compartiendo datos con empresas en las que realmente confían; si hay algún tipo de fallo en la seguridad de dichas empresas, no solo se ve afectada la reputación de su marca, sino también el grado de confianza del cliente e, incluso, los ingresos. De hecho, el estudio señala que incluso las sospechas de prácticas de uso de datos dudosas por parte de una empresa contribuyen a una reducción del 25 % de los ingresos.

TE PUEDE INTERESAR...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información