TENDENCIAS | Noticias | 02 MAR 2016

Así será el ciberespionaje estatal del futuro

La batalla que los estados están librando en el ciberespacio, y que muchas veces no salen a la luz, tiene connotaciones que pueden afectar a múltiples sectores como la economía, la seguridad y los derechos civiles. Es una lucha silenciosa por recursos, información y posicionamiento global que se antoja básica hoy en día.
ciberespionaje seguridad
Mario Moreno, San Francisco.

Vicente Díaz, analista principal de Kaspersky Lab, ha ofrecido hoy, durante la celebración de la RSA Conference 2016, una visión futurista de cómo será el ciberespionaje de los países en el futuro. Obviamente, en la era de la transformación digital, todas las naciones se están viendo obligadas a desarrollar sus capacidades en materia de ciberseguridad y espionaje, no solo en nombre de la seguridad de sus ciudadanos, sino en una carrera por tomar recursos y posicionamiento.

En este contexto se diferencian tres tipos de estado: los que cuentan con medios ilimitados, la ‘clase media’, y los que se ven obligados a acudir al mercado para comprar servicios externos. “No hay una lista estricta sobre los países que están en cada grupo, pero se puede relacionar fácilmente a los que invierten más en función de su posición estratégica, militar y económica”, asegura Díaz a CSO España.

Los estados buscan cada vez más un control sobre infraestructuras que da muchas ventajas a los atacantes. “Cuando hablamos de intromisión, generalmente nos referimos a infecciones sobre una persona a la que roban los datos. Sin embargo, en la actualidad la información circula, y muchas veces la encontramos en servicios externos que no sabemos donde se encuentran localizados. Controlar esto da una gran ventaja, y ‘tirar’ de empresas externas es un método en auge”, asevera Díaz.

De este modo, los actores más importantes pretenden tener un control sobre un tablero del que participan la legislación, el control de las infraestructuras y las relaciones con las compañías. Por ello, las tendencias del futuro no solo serán de espionaje, sino que se basarán en hacerse con el mando de sistemas críticos de adversarios. Por ello, las herramientas que los estados usarán serán la de la diplomacia cibernética y las alianzas y las infecciones de IoT sobre ordenadores.

El año pasado, Estados Unidos y China firmaron un acuerdo en esta materia. En él acordaron no llevar a cabo robos de propiedad intelectual o de secretos comerciales. Si estos dos países podrían ser jugadores antagónicos, el ciberespionaje ha facilitado alianzas que cambiaran las relaciones entre los estados muy rápidamente.

“Si quieres acceder a la infraestructura de terceros, puedes hacerlo a través de infecciones o a través de la diplomacia. Este es un frente que no se tenía muy en cuenta en el pasado, pero que ahora está muy latente”, afirma Díaz. “No podemos asegurar lo que va a suceder en el futuro, pero sí que estamos prediciendo como estas tendencias van a cambiar el ciberespionaje estatal”.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información