TENDENCIAS | Noticias | 27 DIC 2017

Las 'startups' de seguridad TIC más destacadas de 2017

Las técnicas de engaño en ciberseguridad están emergiendo con rapidez. Cada vez más, los virus y ataques informáticos ponen en su punto de mira a cualquier objeto o servicio electrónico. Es un hecho: la transformación digital requiere inversión en seguridad.
transacciones-negocios-empresa-sociales-ecosistema
Claudia Ortiz-Tallo

Existe un claro auge en la ciberseguridad, una necesidad real que cubrir en el mercado. Y serán los nuevos emprendedores quienes mitiguen esta exigencia. ¿Cómo? Pensando como auténticos hackers. CSO recoge las startups de seguridad TIC más destacadas del año:

 

Julio Casals, el conquistador español de Silicon Valley

El 4 de octubre de 2016 tuvo lugar el lanzamiento internacional de 4iQ, una 'startup' española de ciberseguridad fundada por el emprendedor Julio Casal, el mismo fundador de AlientVault que consiguió hace casi tres meses una importante ronda de financiación para su expansión global y desarrollo de productos. También es importante mencionar a otros dos compañeros del equipo que han sido fundamentales en sacar adelante el proyecto, Monica Pal, CEO de 4iQ y Alberto Yépez, cofundador y director general de Trident Capital Cybersecurity.

 

eID, un sueño hecho casi realidad

La presencia física de las personas será cada vez menos necesaria. El equipo de Electronic IDentification  nació en una industria totalmente distinta en la que se encuentran ahora.  ¿Su objetivo? Cambiar la participación ciudadana, cambiar el modelo de democracia, usar la tecnología y aprovechar la seguridad para dar más confianza a las relaciones. Pero llegaron muy pronto, se trataba de algo muy complicado para explicárselo a los ciudadanos y a las instituciones. La startup ha creado soluciones para ofrecer garantías a los internautas y, así, poder identificarse e incluso firmar desde cualquier dispositivo móvil sin tener que desplazarse.

 

Combatiendo el software pirata desde la abogacía

¿Su formación? Derecho. ¿Su práctica? El mundo del espectáculo. ¿Su destino? Acabar con la piratería informática. Aunque no parezca haber relación entre estos tres ámbitos, sí que la hay. Se trata del perfil de Josep Coll, el fundador de una startup que detecta, documenta, reporta y mitiga la explotación ilegal de marcas y activos en Internet. Estamos hablando de Red Points. Empezó como un abogado que se dedicaba al mundo de la música. Cuando acabó la carrera y se puso a trabajar en el mundo del espectáculo, pudo ver cómo la piratería se apoderaba de las compañías de discos. “Y dentro de ese caos pensé que si encontraba una solución para poder eliminar contenido ilegal en Internet, podría ser una gran oportunidad para el sector”, confiesa Coll. Y así fue, sin más dilación, nació Red Points.

 

El niño que quiso desafiar al mundo cibercriminal y creó Buguroo

Pablo de la Riva siempre quiso ser arquitecto hasta que un acontecimiento marcó su vida y redirigió su camino hacia el mundo de la seguridad informática. Hoy por hoy, Pablo es el fundador de Buguroo, una organización que ofrece varias herramientas de protección automatizadas y un servicio de hacking ético. La historia comenzó cuando sus padres le regalaron un ordenador con 12 años. Hasta entonces, a Pablo le gustaba la arquitectura, pero todo cambió cuando el ordenador empezó a tomar decisiones por sí solo y a dirigirse a él de forma personal. “¿Quién eres?”, dijo Pablo. “Qué más da que sepas quién soy si yo no sé quién eres tú”, contestó el cacharro. Efectivamente, estaban hackeando a Pablo. A partir de ahí, cambió su perspectiva de lo que quería hacer con su futuro y acabó montando una empresa dedicada a la ciberseguridad.

 

All4Sec, una iniciativa nacida de la experiencia

Había una clara oportunidad de negocio y Alfonso Franco la aprovechó. Después de estar trabajando casi 20 años en multitud de proyectos en el ámbito de la ciberseguridad para distintas compañías, Franco decidió aprovechar todo lo aprendido y aportar una iniciativa nueva: All4Sec, donde ahora es CEO y director general. “La verdad es que el nacimiento de All4Sec no ha sido una acción planeada al cien por cien. El hecho de que existiese una oportunidad para una empresa que se dedicase únicamente a la ciberseguridad fue sin duda un detonante para decidirnos a dar el paso”, explica el directivo. La startup cuenta con un equipo que tiene 17 años de experiencia dedicados a prestar servicios avanzados de seguridad TI. Esa experiencia, la cercanía con el cliente y una exhaustiva metodología son su mayor garantía de éxito.

 

Blueliv, en busca de los chicos malos

Lo que comenzó como un hobby para él se convirtió en el principal foco de su carrera profesional. Se propuso cambiar la forma de aplicar la ciberseguridad en el mundo de los negocios para crear un modelo de defensa inteligente colaborativo. “Las medidas de ciberseguridad tradicionales eran necesarias pero no suficientes”, afirmó Daniel Solis. Pero, ¿cómo se cambia esto? Siempre se parte de una idea fija que luego va cambiando según las circunstancias. Según él, tener ideas es fácil pero lo importante es la ejecución y cómo las vas adaptando al mercado.

 

Cambiar el mundo de la protección de contenidos

Sin saberlo, Javier y Manuel emprendieron hace ya unos años rumbo a lo que se convertiría más tarde en una de las aventuras más emocionantes de sus vidas profesionales. El destinó les juntó en la universidad y ellos hicieron lo demás. CSO entrevistó a Javier Capilla, cofundador y CEO de 3ANTS, una startup que se centran en buscar soluciones tecnológicas enfocadas en la detección, monitorización y protección de bienes digitales.

 

JakinCode, un proyecto de clase expuesto al mundo real

Buena parte de los conocimientos e ideas generadas en el ámbito educativo pueden transferirse al mundo laboral. Hay recién graduados que prefieren aprender de lo que ya está en marcha y otros prefieren emprender camino ellos mismos. Pero para emprender hay que arriesgarse; y para arriesgarse hay que tener un buen plan. Un perfecto ejemplo es JakinCode, una idea surgida en 2013 como un Proyecto Fin de Carrera dentro del ámbito de la Industria 4.0 -con el objetivo de gestionar y fortificar todos los activos de un gran grupo industrial tanto a nivel físico como a nivel lógico- que acabó convirtiéndose en una startup que desarrolla sus propias herramientas para analizar vulnerabilidades presentes en los sistemas de sus clientes.

 

Las recién nacidas, en las mejores manos

Con el fin de ayudar a estas empresas, más conocidas como startups, surgen las llamadas aceleradoras e incubadoras, las cuales dedican sus esfuerzos a impulsar a los negocios que están comenzando a salir al mercado empresarial. En el marco de la Agenda Digital para España, INCIBE (el Instituto Nacional de Ciberseguridad) tiene un mandato de implementación de la Medida 9 del plan de Confianza Digital que incluye una incubadora de ideas y proyectos empresariales en materia de Ciberseguridad para ofrecer apoyo especializado técnico y de negocio a los diferentes emprendedores. Recibe el nombre de Cybersecurity Ventures y está liderado por profesionales del departamento de Industria, Talento e I+D+i, con la colaboración fundamental de la Junta de Castilla y León y el Ayuntamiento de León.

 

Simarks: cosas de casa

“Me di cuenta que toda mi familia y amigos tenían en común una cosa: al navegar por Internet se les deterioraba el equipo debido a la instalación de virus o de publicidad. Esto me llevaba siempre al mismo punto: si el usuario no fuese administrador, todo este tipo de programas no se instalarían porque el sistema operativo les denegaría el acceso”, detalla Jorge Marcos Fernández. Y fue así como empezó a darle vueltas al problema. Los usuarios no entienden de informática y el hecho de crearles dos tipos de usuarios -uno administrador y otro normal- y tener que andar cambiando de uno a otro no era la solución, según explica. De esta manera, el experto llegó a la conclusión de que los usuarios debían ser siempre usuarios normales y que la seguridad debía dejarse a manos de una aplicación. Así pues, Marcos se puso a investigar y creó su primer prototipo en el año 2012. “El éxito fue rotundo. Lo instalé en el entorno “Friends&Family” y comencé a vivir mucho más tranquilo”. A partir de ahí, todo fue rodado. En 2015 creó Simarks junto a un equipo de expertos.

 

Continuum Security, para el diseño de un software seguro

El debate ya no está solamente en que el mundo digital en el que viven las empresas –y el mundo entero- hace que toda su información sea franqueable y por eso necesiten soluciones que lo eviten, sino que son las propias aplicaciones de las compañías las que corren peligro por la poca seguridad en sus diseños.  De este problema nació la startup Continuum Security. Empezaron siendo una consultoría de seguridad informática en 2008 para hacer hackeo ético a las aplicaciones recién estrenadas de sus clientes; y acabaron siete años después trabajando en un programa que ayuda a los desarrolladores a diseñar aplicaciones seguras y que permite al equipo escalar la implementación de seguridad en el ciclo de vida del desarrollo del software. “Nos encontrábamos una y otra vez con fallos de seguridad que ya no venían del código en sí mismo sino de la arquitectura. Estos fallos son costosos de corregir, en tiempo y en dinero. Echábamos en falta un producto en el mercado que automatizara el llamado Secure by Design”, explica Cristina Bentue, cofundadora y COO de Continuum Security. 

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios