SOCIAL SECURITY | Noticias | 16 SEP 2018

A la hora de proteger una cuenta, no vale cualquier contraseña

Según esta investigación, el 50% de las contraseñas de LinkedIn de los empleados gubernamentales y militares eran lo suficientemente débiles como para ser descifradas en menos de dos días.
Password
Cristina Cueto García

El tema de la seguridad en Internet es un tema importante que preocupa a la sociedad. Poco a poco vamos siendo cada vez más conscientes de que proteger nuestras cuentas debe ser una prioridad. No obstante aún tenemos que mejorar a la hora de seleccionar las contraseñas

WatchGuard Technologies, compañía experta en soluciones avanzadas de seguridad de red, ha anunciado los resultados de su informe de seguridad en Internet: Internet Security Report, correspondiente al segundo trimestre de 2018, donde analiza las amenazas de seguridad más recientes que afectan a las pequeñas y medianas empresas (pymes) y a empresas distribuidas.

Según esta investigación, el 50% de las contraseñas de LinkedIn de los empleados gubernamentales y militares eran lo suficientemente débiles como para ser descifradas en menos de dos días. Este porcentaje se puede extrapolar al resto de ciudadanos.

"La autenticación es la piedra angular de la seguridad, y estamos viendo pruebas abrumadoras de su importancia crítica en la tendencia común de amenazas centradas en credenciales y contraseñas a lo largo del segundo trimestre de 2018", apunta Corey Nachreiner, director de tecnología de WatchGuard Technologies

Caso Vodafone

Las compañías informan a sus clientes de la importancia de seleccionar una contraseña fuerte en sus diferentes dispositivos, pero son muchas las ocasiones en las que los usuarios se conforman con contraseñas débiles, fáciles o en poner la misma para diferentes cuentas. Optar por estas opciones no solamente es poco seguro, también tiene consecuencias.

A principios de septiembre Vodafone fue noticia en Reino Unido al negarse a compensar a sus clientes víctimas de un hackeo en República Checa. El motivo no era otro que la debilidad de las contraseñas de los usuarios. Los clientes hackeados contaban con contraseñas tipo “1234” o "password". El hackeo consistió en acceder a las cuentasy mandar mensajes de pago a servicios de apuestas llegando a gastar aproximadamente 30.000 dólates.

Desde Vodafone señalan que no son responsables y que no se harán cargo de los daños monetarios alegando que los clientes son los responsables de tener una contraseña en condiciones. 



TE PUEDE INTERESAR...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios