ALERTAS | Noticias | 07 DIC 2009

Las infraestructuras críticas se convierten en blanco de la ciberguerra

Más allá de la polémica que pueda derivarse por la definición de la propia palabra ciberguerra, existen movimientos concretos y reconocidos por algunos países, como China, Estados Unidos, Francia, Israel y Rusia, por lo que la ciberguerra es ya una realidad. Esta es una de las conclusiones que se extraen del V Informe anual de criminología virtual elaborado por McAfee, según el cual, las infraestructuras críticas serán el principal objetivo de ataque.
Encarna González

China, Estados Unidos, Francia, Israel y Rusia son los cinco países en los que se vislumbra un aumento de los ciberataques en el último año ocasionados por motivos geopolíticos. Sin embargo, el peligro de que aumente el número de países ciberarmados sigue en aumento. Como apunta Blas Simarro, del departamento técnico de McAfee, “hace dos años se vislumbraba como tendencia una serie de países que utilizaban Internet como herramienta de ataque y defensa, es decir, con motivos geopolíticos, pero detrás hay estados que usan la Red como una herramienta para su estrategia política”. Pero, según se desprende del V Informe anual de criminología virtual, que cuenta con la colaboración de 26 expertos en diferentes disciplinas (relaciones internacionales, seguridad nacional e Internet), el ciberamamento global es ya una realidad y son precisamente las infraestructuras críticas las que corren mayor peligro.

Y es que, de acuerdo con el citado informe, aunque estos cinco países mencionados están desarrollando capacidades para la ciberguerra, hay otros que también están involucrados en la carrera por el ciberarmamento, con lo que, según Blas Simarro, “se está generando una sensación de ‘Guerra Fría’, de competencia de quién cuenta con las mejores armas, por lo que es importante identificar contra qué te defiendes y establecer una coordinación a nivel legal en cada país para actuar”.

En este sentido, otra de las conclusiones que pone de manifiesto este informe es que la ciberguerra involucra a muchos y distintos actores, si bien en los últimos tiempos se ha identificado que las ciberarmas se dirigen, principalmente, a infraestructuras críticas, por lo que es el sector privado el que corre más riesgos ya que, en muchos países desarrollados, estas infraestructuras que afectan a las redes de energía y el suministro de agua, entre otras, están en manos privadas, y muchos no disponen de la seguridad necesaria, convirtiéndolos en vulnerables a ataques. Ante esta situación, “el sector privado tiene un papel fundamental, ya que tiene la responsabilidad de mantener los sistemas libres de ciberataques”, explica Simarro.

No obstante, y ante la evolución que está experimentando el ciberarmamento, Javier Perea, director general de McAfee para España y Portugal, apunta que “se trata de un problema complejo por lo que, desde nuestro punto de vista, la solución pasa por la unión de fabricantes, usuarios, organismos oficiales y asociaciones profesionales, entre otros. Ante un problema global, se necesita actuar conjuntamente para, sino erradicar, minimizar la problemática”.



TE PUEDE INTERESAR...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios