Entrevista
Identidad

"En la identidad digital deben confluir la seguridad y la accesibilidad"

Isabel Valldecabres, presidenta y directora general de la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre (FNMT), desvela cómo trabaja la entidad que lidera, "una gran desconocida", admite, para que España se convierta en un referente en identificación digital. Uno de sus proyectos estrella, realizado con la Policía Nacional, es el DNI virtualizado en el 'smartphone', que estará listo a mediados de 2023.

Isabel Valldecabres
Isabel Valldecabres, presidenta y directora general de la FNMT.

El origen de la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre-Real Casa de la Moneda se remonta nada menos que a 1893 cuando se fusionaron la Casa de la Moneda y la Fábrica del Sello. Esta entidad pública empresarial, adscrita al Ministerio de Hacienda y medio propio de la Administración General del Estado no solo se dedica a la tradicional producción de monedas, sellos, billetes de banco (actividad que comenzó en 1940), papel de seguridad (desde 1952), documentos como el pasaporte y el DNI (años 60) o incluso los cartones de bingo y boletos de lotería (años 70) sino también, desde hace ya tres décadas, a crear productos y servicios digitales como las tarjetas inteligentes y los certificados electrónicos. No en vano, como recalca su presidenta y directora general desde agosto de 2021, Isabel Valldecabres, la entidad hace años que evolucionó a una industria de servicios que lidera negocios como el de la identidad digital.

Aprovechando su presencia en el evento Future of Industries, organizado a finales de noviembre por Foundry (grupo editor de CSO y ComputerWorld, entre otras publicaciones) y la firma de análisis IDC, esta publicación charló con Isabel Valldecabres para conocer los últimos proyectos de la FNMT: desde la videoacreditación para obtener su certificado CERES (lo que evita al ciudadano tener que acudir físicamente a las oficinas habilitadas para ello) hasta la próxima integración del DNI en el teléfono móvil, un proyecto con el que se creará el documento de identidad digital, otros proyectos que implican la aplicación de la tecnología blockchain y la construcción de un nuevo centro tecnológico en Burgos, que estará operativo a mediados de 2023 y que ofrecerá servicios cloud seguros para el sector público y privado.

 

Usted presenta la FNMT como una empresa de seguridad.

Sí, ante todo. Somos prestadores de productos de alta seguridad y de confianza, desde billetes, monedas, pasaportes, DNI… hasta los certificados electrónicos y todos los proyectos que trabajamos de identidad digital y aquellos con los que ayudamos a las administraciones públicas a facilitar a los ciudadanos los medios de acceso a los servicios públicos. Ofrecemos productos diseñados por nosotros mismos o que incorporan soluciones de seguridad de terceros. En este sentido, en la parte en la que trabajamos como emisores de confianza, como los certificados Ceres, utilizados masivamente por los ciudadanos, los propios empleados públicos y los representantes de empresas, disponemos de un volumen de información muy relevante de la que somos custodios. Debemos garantizar que no se produce un acceso indebido a todos estos datos que conservamos, guardamos y protegemos. En definitiva, si todas las empresas que conservan datos y tienen el deber de garantizar su privacidad tienen una gran preocupación por custodiar debidamente esta información, la nuestra es todavía mayor. 

 

Están facilitando el acceso a los certificados gracias al uso, por ejemplo, de la identificación remota por vídeo del solicitante para la expedición de estos documentos digitales.

Sí. Emitimos certificados Ceres desde el año 2006. De hecho, recientemente nos reunimos con gestores de certificados de otros países y nos preguntaron cómo habíamos conseguido en España que la ciudadanía confíe y comparta sus datos con las administraciones. Pusimos como ejemplo un caso de uso de éxito compartido en el ámbito de lo público: la primera campaña de declaración de la renta por internet [en 1999], con la que se facilitó por parte de la Administración Tributaria el borrador de la declaración a los ciudadanos; estos, en vez de mostrar reticencias, vieron que el proyecto les facilitaba el trabajo de tener que hacer la declaración (y además sin coste).

Ahora, la videoacreditación para obtener los certificados supone otro salto adelante. Tenemos que enfocarnos en hacer los procesos de forma segura y ágil. Por un lado, debemos tener la seguridad de que nadie suplanta la identidad de otra persona y, al mismo tiempo, la garantía de que todo el mundo tiene la posibilidad de acceder a la Administración por medios digitales con una identidad segura, por eso trabajamos codo a codo con el Centro Criptológico Nacional; si este no valida nuestros sistemas, nosotros no podemos utilizarlos para ponerlos al servicio de los ciudadanos.

 

"La videoacreditación para obtener los certificados Ceres supone otro salto adelante. Tenemos que enfocarnos en hacer los procesos de forma segura y ágil"

 

 

La identidad digital centra ahora, en gran parte, su foco de actividad.

Sí. En el ámbito europeo primero se estuvo valorando dotar a los ciudadanos de un documento de identidad físico común (de hecho, España, que fue pionera con su DNI, exportó este proyecto para los NIE, los Números de Identidad de Extranjeros) pero al mismo tiempo Europa está ahora enfocada en la identidad digital. 

Es verdad que aún no está aprobado el nuevo reglamento eIDAS [acrónimo de electronic IDentification, Authentication and trust Services], donde se va a establecer desde la perspectiva del derecho europeo, que es muy garantista con la privacidad de los datos, cómo va a ser esa identidad digital, cómo se van a guardar los datos y cómo se van a compartir. Pero nosotros, desde la FNMT, ya queremos ir avanzando. Profesionales nuestros están trabajando en este sentido en la Comisión Europea donde están incidiendo cómo debe ser ese nuevo reglamento que nos va a regir a todos los ciudadanos europeos.

 

Mencionaba el DNI, pero lo cierto es que su versión electrónica, que es verdad que fue pionera, no ha alcanzado el nivel de uso que se preveía. Un reto de la Administración a la hora de facilitar el acceso a sus servicios a través de medios digitales es facilitar los procesos de forma que al final acaben utilizándose de forma masiva. ¿Cree que es posible lograr una identificación digital segura pero que al mismo tiempo sea fácil de usar? 

Sí, en la identidad digital deben confluir la seguridad y la accesibilidad y facilidad de uso. Y hemos pensado y diseñado cómo conseguirlo. Es verdad que la usabilidad de la identidad digital que se está diseñando en Europa no está todavía cerrada y transformar un DNI físico en uno que llevemos todos en nuestra cartera ciudadana o en el smartphone sin más a través de una aplicación requiere un poco de paciencia y algunos años. Pero eso no significa que en nuestro país, donde la identidad se basa en el DNI que nos proporciona la Policía Nacional, no podamos utilizar este proyecto como base para ir accediendo a los servicios de las administraciones.

En este sentido, durante la presidencia del Consejo de la Unión Europea (que será en el segundo semestre de 2023) queremos presentar el DNI virtualizado en el smartphone, que nos permitirá utilizarlo como identificador en las fronteras europeas, ir al notario y no tener que utilizar el documento físico y acceder a muchos servicios más. 

No obstante, la autenticación de verdad del DNI digital, que es lo que el reglamento eIDAS está diseñando, no llegará en toda su plenitud hasta que no esté en vigor en 2025; pero, como digo, en España nosotros vamos a ir ofreciendo una alternativa de uso basada en la identidad digital que nos proporciona el DNI para que los ciudadanos puedan acceder a todas las administraciones.

 

"En 2023 queremos presentar el DNI virtualizado en el 'smartphone', que nos permitirá utilizarlo como identificador en las fronteras europeas, ir al notario y no tener que utilizar el documento físico y acceder a muchos servicios más" 

 

 

¿Conseguirán que los ciudadanos lo usen?

Creemos que sí. Lo que hemos aprendido durante estos años es que para cada uno de los trámites que el ciudadano realiza con la Administración no necesita el mismo nivel de autenticación. Por ejemplo, cuando una persona tiene que identificarse para votar, que es el acto político más importante, tan solo hay que enseñar el DNI físicamente. ¿Puede haber falsificación en las identidades? Sin duda. Por supuesto, mucho más en los casos en los que las personas se identifican para acceder a muchos sites a través de una red social.

Por otro lado, muchas empresas y organizaciones nos exigen a los ciudadanos que les proporcionemos más información de la que es necesaria. Por ejemplo, para alquilar un coche tengo que mandar una foto por delante y por detrás de mi DNI y mi carné de conducir. ¿Por qué tengo que compartir tanta información? Lo único que tiene que saber la empresa de alquiler de coches es que tengo la edad adecuada para conducir y un permiso de circulación. Hay que permitir que los ciudadanos sean capaces de ir proporcionando únicamente la parte de la identidad que le compete a cada empresa de servicios, administración...

Qué exitoso será poder utilizar, basándonos en la identidad segura que nos da en España el documento nacional de identidad, esos datos segmentados, de modo que solo se comparta la capa de información precisa a los distintos servicios a través, por ejemplo, de un código QR. Esa será una manera fácil de leer porque nadie tiene NFC ni lectores de chip para poder identificar a través del DNI físico. Un DNI, reitero, que es espectacularmente bueno y nos lo ha copiado Europa, pero cuando hablamos de la identidad digital tenemos que ir todos en otra dirección que va a ser pionera. 

Además, al mismo tiempo que nosotros, la FNMT, trabajamos para la Policía Nacional, que es quien emite los DNI y los proporciona, también trabajamos con la Secretaría General de Administración Digital y estamos avanzando en Mi Carpeta Ciudadana, donde los ciudadanos podrán tener mucha información a la que se podrá acceder a través del DNI digital. Esa integración es la que queremos llevar a cabo próximamente.

 

Trabajan en varios proyectos con tecnología blockchain. ¿Qué papel tiene en todo este mundo de acceso a servicios digitales?

Muy importante. De hecho, estamos en EBSI (la red de infraestructura europea de servicios de blockchain) para acelerar los casos de blockchain. Además, aunque la FNMT trabaja en el mundo del efectivo (fabricamos los billetes y las monedas), estamos colaborando en el proyecto del euro digital basado en blockchain del Banco Europeo; queremos proporcionar todo nuestro conocimiento y saber hacer para ayudar a esta institución. 

Otro proyecto interesante basado en blockchain en el que hemos trabajado es un piloto desarrollado con varias entidades del Gobierno vasco, Cruz Roja, PwC e Iberdrola para facilitar a aquellos ciudadanos que lo necesitaban el acceso al bono social eléctrico y térmico y poder luchar así contra la pobreza energética. 

 

Antes hablaba del euro digital. ¿Cree que va a desaparecer algún día el dinero físico? 

La realidad es que en España hemos vuelto a los mismos niveles de uso del dinero físico y el pago en efectivo que antes de la pandemia, aunque también es cierto que ha aumentado el uso de los medios de pago digitales (nadie duda de la comodidad del pago por esa vía en determinados momentos). Pero con la inflación, la gente prefiere el dinero físico porque le ayuda a controlar el gasto en los pagos. Por otro lado, en España influye el factor del turismo; los turistas, cuando utilizan divisas extranjeras, no quieren tener que pagar todo el rato a los bancos por cada transacción que hacen, así que usan efectivo.

A través de los bancos, que son pioneros y grandes prestadores de servicios particularmente en España, las empresas de crédito han facilitado mucho el consumo a la ciudadanía, pero también han hecho una potente campaña contra el débito y ahora el nivel de endeudamiento es absolutamente disparatado. Nosotros, desde la FNMT, tenemos que fomentar el uso del efectivo, no porque tengamos una cuota de mercado, que la tenemos y es lícito, sino porque también aportamos empleo y valor a la economía y, sobre todo, porque hay ciudadanos que no son capaces de ‘bancarizarse’ y usar los medios de pago digitales. Hay que seguir dando la opción física. Por otro lado, aquí también existe una brecha de género y no podemos dejar a nadie atrás…

 

"La realidad es que el blanqueo de capitales se está produciendo en el mundo de las 'cripto"

 

 

Pero siempre se ha hablado de que eliminar el efectivo ayudaría a la detección del fraude y a erradicar el dinero negro…

Eso es lo que se pensaba, pero la realidad es que el blanqueo de capitales se está produciendo en el mundo de las cripto. Lo que hay que garantizar es que haya una regulación que deje los límites claros y aporte seguridad. 

El mundo de los pagos digitales es una realidad pero no hay que negar el acceso al efectivo a los ciudadanos; se trata de un medio de pago anónimo (además, en España el pago en efectivo está muy limitado, a 1.000 euros), más sostenible… Yo nunca voy a hacer una campaña contra el uso de los medios de pago digitales y, en cambio, en los años de pandemia hemos tenido que soportar campañas de empresas de ese sector en las que se decía que el uso del dinero en efectivo no era seguro desde el punto de vista sanitario y que contagiaba la covid. No nos hemos dado cuenta hasta tarde de que esto era una amenaza para nosotros y para la ciudadanía.

 

 

 

Cambiando de tercio, la FNMT tiene un importante papel en el desarrollo del ecosistema digital administrativo. ¿Puede ahondar en este aspecto?

Somos un medio propio de la Administración General del Estado y a partir de enero lo seremos también de las administraciones autonómicas y locales al 100%. Eso significa que estas entidades nos pueden hacer encargos y que podemos trabajar juntos en proyectos, lo que permite ejecutar con mayor eficiencia los recursos públicos y en menor tiempo (se ahorran el proceso de licitación).

Por otra parte, toda la iniciativa de promover los servicios digitales y los grandes PERTE corresponde a la Vicepresidencia Económica del Gobierno y a la Secretaría de Estado de Administración Digital y nosotros somos su herramienta. Somos los segundos perfectos, no queremos protagonismo. Trabajamos para nuestros clientes; ellos son quienes van tomando la iniciativa y quienes nos dicen lo que quieren y nosotros perfilamos cómo ejecutarlo. Entre los proyectos en los que hemos trabajado destacan el del Bono Cultural Joven, en iniciativas de la Presidencia Europea… En definitiva, hacemos todo cuanto la Secretaría de Administración Digital nos encargue, junto con otras empresas públicas, claro. Nuestro fuerte es todo lo relacionado con proyectos de identificación.

 

Hablando de los PERTE y los fondos europeos, la complejidad en España radica en la ejecución…

Nosotros, como medio propio de la Administración, tenemos capacidad de subcontratar hasta un 50% de la ejecución de los proyectos y es lo que hacemos. No podemos ser desarrolladores de todo, subcontratamos constantemente a empresas y tenemos una conexión excelente con las grandes tecnológicas y empresas de nicho. Desde el punto de vista de los beneficios, hay pastel para todo el mundo. Pero nuestro foco como entidad pública empresarial es servir a la sociedad. 

 

"Hacemos todo cuanto la Secretaría de Administración Digital nos encargue [...] siendo nuestro fuerte todo lo relacionado con proyectos de identificación"

 

¿Qué novedades puede contarnos del centro de datos que están construyendo en Burgos? ¿Cuándo arrancará?

Estamos finalizando la obra y empezando a vestirlo por dentro. Lo abriremos a mediados de 2023. Al principio lo concebimos como un centro de respaldo para el que tenemos en Madrid, pero al final serán dos sedes igual de importantes. Como ya teníamos una infraestructura en Burgos [la FNMT tiene una fábrica en Burgos] tenía toda la lógica que se creara allí, además, es positivo descentralizar este tipo de proyectos. 

La iniciativa ha despertado un interés extraordinario y muchísimas instituciones públicas y empresas privadas nos han pedido información sobre los servicios que podemos ofrecer desde este centro.

 

Porque la idea es que no solo dé servicios a la propia FNMT…

No. Queremos que este centro sea un hub de talento, de experiencias e innovación. No solo va a ser un centro de datos sino un centro de digitalización. Ofreceremos servicios cloud tanto para el sector público como para el privado.

 

Luego competirán con otras compañías cloud como los grandes hiperescalares…

Creo que el nuevo centro puede ser un referente de éxito para España. Somos una entidad pública empresarial, con garantía de estabilidad y de futuro y unas exigencias de cumplimiento normativo extraordinariamente altas y esto da mucha confianza.

 

"En el nuevo centro de datos y digitalización de Burgos ofreceremos servicios 'cloud' tanto para el sector público como para el privado"

 

Siendo una empresa de seguridad y centrada nada menos que en la identificación, ¿reciben muchos ciberataques?

Sí. Reportamos muchas incidencias al Centro Criptológico Nacional, aunque afortunadamente ninguna ha llegado a core de nuestros sistemas. Esto es gracias al excelente equipo de ciberseguridad que tenemos.

 

¿Les cuesta, por cierto, captar talento?

Mucho. Los salarios en la Administración no son tan altos como en la empresa privada, pero sí es cierto que aquí se puede aprender muchísimo. Además, trabajar por el bien común da muchísimas satisfacciones.

 

Aterrizó en agosto de 2021 en la FNMT tras ser directora del Gabinete de la Vicepresidenta Primera del Gobierno (desde junio de 2018). ¿Qué impronta está dejando en este organismo?

Mi objetivo es mostrar qué es y qué hacemos en la FNMT porque es una gran desconocida. De hecho, una de las críticas que se ha hecho históricamente a esta entidad es que nuestras puertas estaban cerradas pero esto no es así. 

Antes de que yo llegara ya existían proyectos internos como la flexibilidad horaria y un plan de igualdad pero hay que avanzar más porque solo tenemos un 30% de mujeres en la plantilla. Por otro lado, aunque la parte de la fábrica en sí estaba ya muy modernizada y robotizada mi propósito es que la entidad se abra más en la parte digital y liderar proyectos para el resto de administraciones.

Cuando yo llegué a la FNMT ya estaban aprobados los fondos Next Generation y lo primero que hice fue crear una Dirección de Servicios Digitales y poner a una mujer al frente, una profesional con una extensa experiencia. Otro de mis objetivos es mejorar las competencias digitales de la plantilla, con una edad media alta pero dispuesta a renovarse. Nuestros empleados, muchos de los cuales llevan 30 años trabajando en la empresa, llevan la FNMT en el alma. Yo, que he llegado de fuera y he trabajado en sitios muy diversos, desde la judicatura a la universidad, y en el sector público y privado, creo que aporto una visión distinta. Además, soy mujer, una mujer con la visión de integrar y aportar.







 



TE PUEDE INTERESAR...

Webinars

Accede a la cobertura de nuestros encuentros
 
Lee aquí nuestra revista digital de canal

DealerWorld Digital

 

Forma parte de nuestra comunidad
 
¿Interesado en nuestros foros? 

 

Whitepaper