Legislación
Seguridad
Unión Europea

El Parlamento Europeo, a través del impulso de la Ley de Servicios Digitales, apuesta por la seguridad

La Ley de Servicios Digitales obliga a Google, Amazon, Apple, Meta y Microsoft, entre otros gigantes tecnológicos, a modificar sus prácticas comerciales en el viejo continente

Unión Europea bandera

La Unión Europea da un paso en firme hacia la seguridad en el entorno de Internet. El Consejo y el Parlamento Europeo, tras horas de negociación, han logrado impulsar una nueva propuesta de ley: la Ley de Servicios Digitales (DSA). Esta establece un nuevo marco sin precedentes a escala global en el área de la regulación digital. La DSA sigue el principio de que lo que es ilegal fuera de línea también debe ser ilegal en línea. Su objetivo es proteger el espacio digital contra la difusión de contenidos ilegales y garantizar la protección de los derechos fundamentales de los usuarios. Brindará, además, una definición exacta de las normas que regularán el mercado interior, ayudando así a las plataformas más pequeñas a expandirse.

En este contexto, la presidenta de la Comisión Europea, Úrsula von der Leyen, ha asegurado que “el acuerdo sobre la Ley de Servicios Digitales es histórico, tanto en términos de velocidad como de sustancia. La DSA actualizará las reglas básicas para todos los servicios en línea en la UE”. Además, no ha dudado en defender que “garantizará que el entorno en línea siga siendo un espacio seguro, salvaguardando la libertad de expresión y las oportunidades para los negocios digitales”. Un acuerdo que, en palabras de la presidenta, “complementa la Ley de Mercados Digitales y envía una fuerte señal: a todos los europeos, a todas las empresas de la UE y a nuestros homólogos internacionales”.

 

Un llamado a la responsabilidad

La vicepresidenta ejecutiva de una Europa Adaptada a la Era Digital, Margrethe Vestager, completaba las palabras de Von der Leyen aseverando que “con la DSA ayudamos a crear un entorno en línea seguro y responsable. Las plataformas deben ser transparentes sobre sus decisiones de moderación de contenido, evitar que la desinformación peligrosa se vuelva viral y evitar que se ofrezcan productos inseguros en los mercados”. El comisario de Mercado Interior, Thierry Breton, comentó, además, que la nueva norma “establece obligaciones claras y armonizadas para las plataformas, proporcionales al tamaño, el impacto y el riesgo”.

La legisladora de la UE, Dita Charanzova, quien reivindicó tales reglas hace ocho años, dio la bienvenida al acuerdo con las siguientes palabras: “Google, Meta y otras grandes plataformas en línea tendrán que actuar para proteger mejor a sus usuarios. Europa ha dejado claro que no pueden actuar como islas digitales independientes". Como consecuencia, la DSA introduce la obligación de que las plataformas y servicios digitales muy grandes analicen los riesgos sistémicos que crean y lleven a cabo un análisis de reducción de riesgos. Este análisis deberá realizarse anualmente y permitirá un seguimiento continuo encaminado a reducir los riesgos asociados a: difusión de contenidos ilegales, efectos adversos sobre los derechos fundamentales, manipulación de servicios con impacto en los procesos democráticos y la seguridad pública y efectos adversos sobre la violencia de género, y sobre los menores y consecuencias graves para la salud física o psíquica de los usuarios.

 

Alcance de la norma

El nuevo marco de la DSA basa sus pilares fundamentales en los valores europeos, incluido el respeto de los derechos humanos, la libertad, la democracia, la igualdad y el estado de derecho. La DSA contiene obligaciones de diligencia debida en toda la UE que se aplicarán a todos los servicios digitales que conectan a los consumidores con bienes, servicios o contenido, incluidos nuevos procedimientos para una eliminación más rápida de contenido ilegal, así como una protección integral de los derechos fundamentales de los usuarios en línea.

Según la DSA, las empresas se enfrentan a multas de hasta el 6% de su facturación global por infringir las normas, mientras que las infracciones repetidas podrían hacer que se les prohíba hacer negocios en el viejo continente. Las nuevas reglas prohíben la publicidad dirigida a niños o basada en datos confidenciales como religión, género, raza y opiniones políticas. También se prohibirán los patrones oscuros, es decir,  tácticas que engañan a las personas para que proporcionen datos personales a empresas en línea. En este sentido, las empresas podrían verse obligadas a entregar datos relacionados con sus algoritmos a los reguladores e investigadores y enfrentarse a una tarifa del 0,05% de los ingresos anuales mundiales para cubrir los costos de monitorear su cumplimiento.

 

Próximos pasos

El acuerdo político alcanzado por el Parlamento Europeo y el Consejo está ahora sujeto a la aprobación formal de los dos colegisladores. Una vez adoptado, el DSA será directamente aplicable en toda la UE y se aplicará quince meses o a partir del 1 de enero de 2024, lo que sea posterior, después de la entrada en vigor. En lo que respecta a las plataformas en línea muy grandes y los motores de búsqueda en línea muy grandes, el DSA se aplicará a partir de una fecha anterior, es decir, cuatro meses después de su designación.



TE PUEDE INTERESAR...

Partnerzones

Registro:

Eventos:

 



Revistas Digitales IDG

DealerWorld Digital

IDG Research