TENDENCIAS | Noticias | 27 OCT 2020

¿Qué es la criptografía? Cómo los algoritmos mantienen la información secreta y segura

Las claves públicas y las privadas hacen posible el Internet seguro.
criptografía
Josh Frulinger

 

La criptografía es la ciencia de mantener la información segura transformándola en algo que  los receptores no deseados no pueden entender. En criptografía, un mensaje original legible por el hombre, denominado texto plano, se transforma mediante un algoritmo, o una serie de operaciones matemáticas. Esto, que podría parecer un galimatías, se denomina texto cifrado.

Los sistemas criptográficos requieren de un método específico que el destinatario deseado pueda entender. Aunque no siempre, generalmente lo entiende transformando el texto cifrado en texto plano.

 

La criptografía frente a la encriptación

La encriptación es lo que se conoce como el proceso de convertir el texto plano en texto cifrado. Cripta puede hacerte pensar en tumbas, pero viene de una palabra griega que significa escondido o secreto. La encriptación es una parte importante de la criptografía, pero no abarca toda la ciencia. Su opuesto es el descifrado.

Un aspecto importante del proceso de encriptación es que, casi siempre, implica tanto un algoritmo como una clave. Una clave es sólo otra pieza de información, casi siempre un número, que especifica cómo se aplica el algoritmo al texto plano para encriptarlo. Incluso si se conoce el método por el que se encripta un mensaje, es difícil o imposible desencriptarlo sin esa clave.

 

Historia de la criptografía

Todo esto es muy abstracto, y una buena manera de entender los detalles de lo que se está hablando es mirar una de las primeras formas de criptografía conocidas. Se conoce como el cifrado César, porque Julio César lo usó para su correspondencia confidencial; como su biógrafo Suetonio lo describió, "si tenía algo confidencial que decir, lo escribía en clave, es decir, cambiando el orden de las letras del alfabeto... Si alguien deseaba descifrarlas y comprender su significado, debe sustituir la cuarta letra del alfabeto, es decir, la D, por la A, y así con las demás". La descripción de Suetonius se puede descomponer en los dos elementos criptográficos que se han señalado anteriormente: el algoritmo y la clave. El algoritmo aquí es simple: cada letra es reemplazada por otra letra de más adelante en el alfabeto. La clave es cuántas letras más adelante en el alfabeto necesitas para crear tu texto cifrado. Son tres en la versión del cifrado que Suetonius describe, pero obviamente otras variaciones son posibles;  con una clave de cuatro, la A se convertiría en la E, por ejemplo.

Algunas cosas deben quedar claras en este ejemplo. Un cifrado como éste ofrece una forma bastante simple de enviar secretamente cualquier mensaje que se desee. Contrasta eso con un sistema de frases clave donde, digamos, "Pidamos pizza" significa "Voy a invadir la Galia".  Para traducir ese tipo de código, la gente en ambos extremos de la cadena de comunicación necesitaría un libro de frases clave, y no tendrías forma de codificar nuevas frases que no se habían pensado de antemano. Con el cifrado César se puede codificar cualquier mensaje que se nos ocurra. La parte difícil es que todos los que se comunican necesitan conocer el algoritmo y la clave de antemano, aunque es mucho más fácil transmitir y guardar esa información de forma segura que con un libro de códigos complejo.

Acceda al reportaje completo en este enlace.

 


TE PUEDE INTERESAR...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios