Actualidad
Servicios
Telecomunicaciones
Red
Empresa

Rogers invierte 10.000 millones de dólares canadienses en IA para supervisar sus redes

Tras el apagón, la compañía apuesta por la IA para realizar pruebas y supervisar sus redes durante los próximos tres años, además de planificar la adquisición de Shaw Communications bajo el beneplácito del gobierno.

rogers

Tras el ‘apagón Rogers’, la fragilidad de las redes de telecomunicaciones en Canadá está en entredicho. Y es que las consecuencias directas e indirectas provocadas por la interrupción del servicio de una de las compañías más grandes del país se vieron agravadas al incidir directamente sobre los servicios esenciales. Esto, tal y como se podía prever, desató la cólera popular y obligó al Gobierno a inmiscuirse a través de la figura del ministro de Innovación, Ciencia e Industria de Canadá, Francois-Philippe Champagne. Ahora, Rogers Communications Inc ha confirmado su apuesta por la inteligencia artificial (IA) para realizar pruebas y supervisar sus redes durante los próximos tres años. Para ello invertirá una suma total que asciende a 10.000 millones de dólares canadienses, un total de 7.740 millones de dólares americanos. Además, el sello canadiense ha confirmado sus planes de compra de Shaw Communications por un total de 20.000 millones de dólares canadienses (15.600 dólares americanos). Sin embargo, esta operación está sujeta al beneplácito del Gobierno que examinará primeramente la “resiliencia de las redes de telecomunicaciones en todo el país antes de aprobar la adquisición propuesta”.

 

Avances importantes

El reciente apagón obligó al Gobierno Canadiense a instar a las principales compañías de telecomunicaciones a establecer alianzas para compartir sus redes en casos similares. En concreto, a las cinco compañías que acaparan el 90% del mercado de las telecomunicaciones en el país -Rogers, Bell, Shaw, Telus y Videotron-. Sobre esta cuestión ha arrojado algo de luz Tony Staffieri, director ejecutivo de la compañía, al poner de manifiesto que el operador de telecomunicaciones ha logrado “avances en un acuerdo formar entre operadores” para cambiar automáticamente las llamadas al 911 a las redes de los demás, incluso en el caso de una interrupción en la red de cualquier operador.

“Creo que esta es la única forma responsable de avanzar y estoy personalmente comprometido a hacerlo posible para todos los canadienses”, aseguró Staffieri carta mediante. Asimismo confirmó que la compañía está separando físicamente los servicios inalámbricos y de Internet con el fin de crear “una red siempre activa que garantiza que los clientes no experimenten una interrupción de los servicios de Internet y móvil nuevamente”.

 

Resiliencia de las redes

La fusión entre Rogers y Shaw Communications por la cifra de 20.000 millones de dólares canadienses está siendo bloqueada por la oficina de competencia de Canadá, aunque es Francois Philippe Champagne, quien tiene la última palabra sobre la aprobación de la adquisición. Sin embargo, ha sido este quien ha dicho al comité parlamentario que investiga el colapso de la red que Canadá necesita “fortalecer su resiliencia”. Lo cierto es que la sonada interrupción de la red ha suscitado dudas entre los legisladores sobre cómo la falta de competencia en el sector de telecomunicaciones de Canadá expone a los consumidores a vulnerabilidades.

Ante esto y dirigiéndose a los legisladores, Staffieri, director ejecutivo de Rogers, aseguraba que una entidad combinada podría invertir en la resiliencia de las de telecomunicaciones a un nivel que ninguna de las dos empresas puede hacer por sí sola. A modo de respuesta uno de los legisladores cuestionó si se trataba del final del camino de la anhelada fusión, a lo que Staffieri contestó que la fusión buscaba escalar y hacer una inversión “necesaria” dando alas así a su proyecto.



TE PUEDE INTERESAR...

Webinar Ondemand

Revistas Digitales

DealerWorld Digital

IDG Research

Registro:

Eventos:

 

Partnerzones