ENTREVISTAS | Noticias | 04 DIC 2020

"La ciberseguridad no es solo cuestión de técnicos, abarca un ecosistema pluridisciplinar"

Roberto López, profesor de la asignatura de Análisis forense digital en la U-tad y responsable de seguridad ofensiva de Cipher, explica la importancia que ha adquirido tanto la ciberseguridad como sus profesionales en los últimos años.
Roberto Lopez Santoyo
Roberto Lopez Santoyo.
M. M.

 

Una de las áreas que más ha crecido a nivel de inversiones en las empresas es la de la informática forense. Un aspecto, sin duda, fundamental para los negocios en la era de Internet y que se basa en la aplicación de técnicas de investigación científica de los ciberdelitos. Además, puede ser una salida laboral con futuro. Así lo atestigua Roberto López, profesor de esta asignatura en el Centro Universitario U-tad y responsable de seguridad ofensiva de Cipher. Dentro de la formación que imparte, explica, sus alumnos adquieren capacidades prácticas para llevar a cabo un rastreo completo de estos ataques, entre los que destaca el ransomware, que está haciendo estragos en las organizaciones.

A la hora de llevar estos conocimientos a las empresas, el experto cree que es una ventaja el aumento gradual de presupuestos para los departamentos de ciberseguridad. “Las corporaciones son más maduras”, dice. “Antes, tenían un enfoque reactivo, buscaban arreglar y auditar fallos, pero ya asumen que van a tener incidentes y quieren anticiparse a ellos”. A priori, López reconoce que la idiosincrasia del análisis forense digital se encauza hacia la detección de la incidencia una vez ha hecho estragos en los sistemas, pero “las empresas empiezan a ser proactivas hasta en este ámbito. Utilizan estas capacidades para monitorizar sus redes y ser capaces de identificar amenazas antes de que ocurran”. Ejemplo de ello, añada, es el ransomware, que antes de cifrar los archivos se mueve por los equipos y se puede detectar de forma temprana.

La pandemia de coronavirus ha supuesto un fuerte acelerador de la concienciación y de la instalación de herramientas específicas de ciberseguridad en las compañías. “Este sector, junto con el tecnológico en general, ha sido el gran beneficiado de la crisis”, asevera López. “En este sentido, todo lo online ha crecido en meses lo que iba a crecer en los próximos cinco años”.

 

Un trabajo pluridisciplinar

De la imperiosa necesidad de cubrir con herramientas y talento la defensa de las organizaciones, ha surgido una brecha en la demanda de este tipo de empleos, y que aumentará en los próximos años. Según un informe de Palo Alto Networks, en la última década, la búsqueda de este tipo de perfiles se ha multiplicado por 30. Y, aunque estos datos son preocupantes, López cree que en España ya existen multitud de iniciativas formativas que generan talento.

Además, añade, “la ciberseguridad ya no es solo cuestión de técnicos que hacen análisis y auditorías, abarca muchos más campos. Cuando hay un incidente, hay muchas otras áreas relacionadas, como la de comunicación, la legal, las redes sociales o la alta dirección. Jugamos en un ecosistema muy grande”.

Por ello, lamenta que haya mucho talento local que se marcha fuera de nuestras fronteras. En España es difícil competir con otros países que valoran más estos puestos, observa. “Ya no hace falta ni que la gente se vaya fuera, puede trabajar desde su casa para empresas de Reino Unido, Alemania o Estados Unidos”. No obstante, el profesor mira con optimismo las cualidades y el crecimiento de España en cuanto a ciberseguridad. Por ejemplo, la ciudad de León –sede del Instituto Nacional de Ciberseguridad (Incibe)- ha sido postulada para acoger durante los próximos años el Centro Europeo de Ciberseguridad. “Esto nos podría situar en el mapa. Sería un impulso muy grande en todos los ámbitos, tanto para estudiantes como para profesionales”, celebra.



TE PUEDE INTERESAR...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios